Activan alerta medioambiental en Pekín por alta contaminación

Las autoridades de la capital china activaron este viernes la alerta naranja por el alto índice de contaminación ambiental, que provocó que más de 100 fábricas pekinesas tuvieran que detener o disminuir su actividad por la polución.

Las autoridades chinas ya habían activado ayer la alerta amarilla, la primera de una escala de cuatro, después de que el índice de partículas PM 2.5 sobrepasara los 250, lo que se considera dañino para la salud.

En consecuencia, el gobierno de la capital china decretó que 36 fábricas detuvieran su actividad y otras 75 redujeran sus trabajos, con el objetivo de disminuir el consumo de energía, que en China sigue estando todavía muy relacionado con la combustión de carbón.

Las autoridades también recomendaron utilizar el transporte público y pidieron a los ciudadanos que eviten salir a la calle.

La contaminación se ha acentuado en China a causa del desenfrenado crecimiento económico de los últimos 30 años, y es frecuente que ciudades como Pekín o Shanghai estés cubiertas buena parte del año de una neblina tóxica de CO2.

Un estudio de la Academia China de Planificación Medioambiental publicado en 2013 indicó que el coste económico de la contaminación en el país aumenta cada año y se sitúa en torno a los 176 mil millones de dólares anualmente.