José Emilio Pacheco es evocado en la feria de Minería

La muerte de José Emilio Pacheco hace apenas unas semanas ha hecho evidente su ausencia y el vacío que ha dejado con su presencia, aseguró esta noche Marcelo Uribe, director de Ediciones Era, donde el traductor, poeta y narrador publicó la mayor parte de su obra intelectual.

Eso, en la Antigua Capilla de la antiguo Escuela de Ingeniería, donde se lleva a cabo la XXXV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), durante la lectura de poemas del libro "Nuevo álbum de zoología", de Pacheco, a cargo de la actriz Diana Bracho y el escritor y guionista José Luis Ibáñez.

Dos semanas antes de su muerte había fallecido otro gran hombre de letras, Juan Gelman. Eso dolió mucho a José Emilio Pacheco, quien la víspera de su muerte todavía lo recordó y escribió algunos textos teniéndolo en la mente, dejó ver el editor de donde salió el libro "Las batallas en el desierto".

"No recuerdo haber presenciado una muestra de dolor más grande, por parte del público lector y comunidad literaria, tras la muerte de un autor mexicano, como la manifestada con el deceso de Pacheco", subrayó Uribe ante un público variopinto, amante de la obra del Premio Cervantes de Literatura 2009.

El editor destacó que José Emilio Pacheco (Ciudad de México, 30 de junio de 1939-26 de enero de 2014) fue, además del extraordinario poeta, ensayista, traductor, novelista y cuentista mexicano que el mundo reconoce, "el principal cronista literario del país", lo cual certifican sus incontables y elogiadas obras.

Luego vino la lectura en vivo y en voz alta de los poemas inscritos en el libro "Nuevo álbum de zoología", a cargo de Bracho e Ibáñez, quienes leyeron de manera alternada cada una de esas perlas literarias, llenas de sabiduría y alma.

Los dos lectores están unidos íntimamente a pacheco. Uribe los explicó así:

"Para la primera película que Diana Bracho realizó fue recomendada por José Luis Ibáñez. Fue 'El castillo de la pureza', cuyo guión original es de José Emilio Pacheco". Desde entonces los tres han estado siempre unidos por las más diversas causas, todas ellas encaminadas en la ruta del arte y la cultura.

Bracho leyó "Los ojos de los peces", "Ballenas", "Ronda de los cangrejos" y un puñado más, mientras que Ibáñez, director de cine y de teatro y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), leyó "Las flores del mar", "El rap del salmón" y "Ecuación de primer grado con una incógnita".