Inconforma a avicultores mexicanos importación de pollo de Brasil

La Unión Nacional de Avicultores (UNA) oficializó su inconformidad ante la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer), de la Secretaría de Economía (SE), por la importación sin arancel de 300 mil toneladas de pollo de Brasil.

El presidente de la UNA, Jorge García de la Cadena Romero, informó lo anterior en entrevista, y planteó "la urgencia de sentarse a dialogar con la Secretaría de Economía, para que vea de alguna manera que la producción nacional está garantizada tanto de huevo como de carne de pollo".

Esto, precisó, deja en claro que no es necesaria una ampliación de fechas de cupo de importación de terceros países con los que no se tienen tratados o acuerdos comerciales, y privilegiar los tratados de libre comercio que tenemos en este momento.

El dirigente de los avicultores resaltó que el documento entregado en la Cofemer "no es tanto una queja sino nuestro punto de vista y el decir que no estamos de acuerdo oficialmente, estamos demostrando con documentos el perjuicio que puede haber si esto se sigue apoyando".

Indicó que el documento es oficial y "estamos ya metiendo esto en Cofemer y vamos a ver si tenemos la oportunidad de hablar con la Secretaría de Economía para explicarle que la avicultura está perfectamente reconstituida y estamos produciendo ya para poder dar abasto a nivel nacional en cuanto al pollo y el huevo".

Aseveró que los avicultores no están de acuerdo con estas importaciones y "estamos muy extrañados por la actitud de la Secretaría de Economía de ampliar estas fechas, ya que la relación comercial con nuestros socios comerciales tiene reglas claras, lo que no ocurre con Brasil".

García de la Cadena Romero dijo que Brasil produce más de 13 millones de toneladas, son los primeros exportadores en el mundo, y el perjuicio sería fatal porque desplazaría a la avicultura nacional.

Explicó que, no desplazarían las importaciones de Estados Unidos y que en la actualidad ascienden 386 mil toneladas, aproximadamente 13 por ciento de la producción nacional, sino la producción del país.

Esa decisión, sostuvo, representa una amenaza a la avicultura y "nos pone en jaque y las inversiones también las pone en duda, porque no tendríamos certidumbre para seguir creciendo en el país y seguir produciendo.