Llaman a resolver asimetrías para ir más allá en el TLCAN

El dirigente campesino Max Correa Hernández aseveró que para "ir más allá" en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se deben resolver las asimetrías en los sectores rurales de México, Estados y Canadá.

El líder de la Central Campesina Cardenista (CCC) planteó en entrevista que si se quiere llegar más lejos en ese instrumento es necesario llevar a cabo un convenio migratorio y laboral, para permitir el ingreso de la mano de obra mexicana con salario igual.

Sostuvo que hasta ahora no han sido buenas las repercusiones del tratado para los productores del campo mexicano, aunque ha habido beneficios para un número pequeño de productores de hortalizas y frutas que han aprovechado bien la posibilidad del libre comercio.

A decir de Correa Hernández, hay actitud contradictoria del gobierno estadunidense "porque en aras del libre comercio promueve la eliminación de subsidios que distorsionan el mercado, pero cada cinco años sigue aprobando grandes apoyos a sus agricultores con su ley agrícola", lo que afecta a productores mexicanos.

El dirigente campesino expuso que mientras no haya con claridad un acuerdo migratorio y un acuerdo laboral, el libre comercio no significará beneficio para México y sus trabajadores, tanto del campo como de la ciudad.

Estados Unidos, insistió, sigue aumentando subsidios a sus agricultores y su trato no preferencial a los trabajadores mexicanos que también representan una ventaja comparativa para la economía de ese país, porque pagan bajos salarios, no hay prestaciones y sí se utiliza esa mano de obra.

En su opinión, para ir más allá en el TLCAN se debería tomar al trabajo como mercancía y abrir la frontera a la libre circulación de mano de obra con igualdad de condiciones.

Cuestionó que persistan diferencias por parte de los gobiernos en los apoyos que se otorgan a los agricultores, ya que en Estados Unidos se cobra una tasa de interés al productor agropecuario muy por debajo de la que aplica en México la banca social o comercial, lo que significa otro desequilibrio en la competencia económica.