Eligen libios Asamblea Constituyente que redactará Constitución

Con escasa participación, los libios acudieron hoy a las urnas para elegir a la Asamblea Constituyente que se encargará de redactar la Constitución de Libia, un paso más en la transición política del país tras la caída del líder Muamar Gadafi.

A cuatro horas de la apertura de los colegios electorales, los organizadores precisaron que la participación electoral se situaba en 18 por ciento, baja a la que atribuyó a la explosión con bombas en cinco centros electorales y al boicot de la minoría.

Sólo 1.1 millones de los 3.4 millones de votantes se registraron para votar, muy por debajo de los más de 2.7 millones que lo hicieron en las primeras elecciones libres del país, en julio de 2012, una señal de la poca confianza en las instituciones políticas entre los libios.

Los libios eligen este jueves a los 60 miembros de la Asamblea Constituyente, que redactarán una nueva Carta Magna destinada a poner orden en la caótica transición que siguió a 40 años de dictadura de Gadafi.

La asamblea, que tendrá 120 días para redactar el proyecto de Constitución, estará compuesta por 20 representantes de cada una de las tres grandes regiones del país: Trípoli en el noroeste, Barka en el este y Fezán en el suroeste.

A las elecciones concurrieron 692 candidatos, entre ellos 73 mujeres, que tienen, al igual que las minorías étnicas, seis asientos reservados en la nueva institución.

Los resultados definitivos de las elecciones serán anunciados tres o cuatro días después de los comicios, según fuentes de la Comisión Electoral.

Las urnas abrieron a las 08:00 horas libias (06:00 GMT) y cerraron a las 19:00 horas (17:00 GMT), en una jornada vigilada por más de cuatro mil 300 observadores libios y 26 internacionales.

Los comicios también fueron vigilados por unos 41 mil policías y 12 mil soldados con el fin de garantizar la seguridad y la buena marcha de la jornada electoral.

Pese a las estrictas medidas de seguridad, cinco mesas de votación fueron anoche blanco de la explosión de bombas en la ciudad de Derna en el este del país, sin causar víctimas.

Además, la amenaza de las poderosas ex milicias rebeldes de disolver al Congreso General Nacional Interino (CGNI), elegido en los comicios de 2012, incrementó la presión sobre el débil gobierno central antes de la votación.

Más de dos años después de que Gadafi fue capturado y asesinado, las que fueran brigadas insurgentes, que poseen armas pesadas robadas a sus arsenales, han constituido feudos en todo el país y muchas de ellas se niegan a desarmarse o a unirse a las fuerzas armadas.