Debe ser América del Norte gran centro de competitividad: Peña Nieto

El presidente Enrique Peña Nieto reafirmó hoy el compromiso de su gobierno para fortalecer el proyecto de integración de América del Norte a fin de convertir a la región en un centro de competitividad internacional.

En declaraciones al diario The Wall Street Journal que fueron colocadas este miércoles en su sitio de internet, Peña Nieto afirmó que "lo más importante es fortalecer este proyecto, algo a lo que al menos mi gobierno está muy dedicado, a hacer de América del Norte un gran centro de competitividad".

Destacó que el concepto es compartido plenamente por los gobiernos de México, Canadá y Estados Unidos, lo que significa impulsar proyectos bilaterales y trilaterales de cooperación con el fin de intensificar el comercio.

"Es la mejor manera de formar parte de la economía global. Lo que vemos ahora es que las regiones se integran en bloques (comerciales). Lo mismo está pasando en Asia, Europa. No debemos hacer esto de una manera aislada", apuntó.

El mandatario consideró que la cercanía geográfica de los tres países debe permitir mejorar la competitividad, así como crear mecanismos de cooperación en "varios asuntos" que alienten que el bloque adquiera mayor relevancia internacional.

Manifestó que durante la cumbre de este miércoles en su país, los mandatarios de los tres países discutirán maneras de "mejorar el capital humano, aumentar el intercambio de estudiantes, trabajar en proyectos de infraestructura para tener fronteras más seguras".

Asimismo, expresó que es importante para los aliados comerciales mostrar compromiso para ir más allá de los que se ha logrado en los últimos 20 años, luego de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En torno a la reforma energética, Peña Nieto señaló que la intención es aumentar la competitividad y la productividad, así como ofrecer energía más barata para los mexicanos y recibir inversiones que generen empleos en el país.

"Si no lo hacemos, perderíamos competitividad frente a otros países, incluyendo Estados Unidos, que ha logrado una capacidad energética mucho mayor. México no se puede quedar atrás", destacó.

Sobre la violencia, dijo que el aumento en la extorsión y secuestros en ciertos estados es consecuencia del desmantelamiento de grupos del tráfico de drogas, por lo que algunos de sus integrantes que no han sido capturados se dedican a otras actividades.

Dijo que el gobierno planea fortalecer su estrategia antisecuestro y crear una unidad dedicada a ese propósito. Informó que para combatir el crimen organizado ha dividido el país en cinco regiones a fin de crear estrategias localizadas en vez de un solo plan nacional.

"Esto ha llevado a una mayor cooperación con autoridades locales y resultados reales", declaró el mandatario al citar los ejemplos de Ciudad Juárez y Monterrey. Puntualizó por ello que la situación "comienza a estar focalizada y no es un problema de todo el país".

Peña Nieto asentó que el gobierno trabaja en fortalecer sus instituciones, como en la implementación de los juicios orales y en el diseño de un código penal nacional que cree un sistema de justicia criminal único en todo el país.

Consideró también que el ejército deberá regresar a los cuarteles en el mediano plazo, una vez que el Estado haya logrado crear "autoridades civiles confiables", y que ciudades como Monterrey y estados como Michoacán están en proceso de renovar sus policías.

Sobre la posibilidad de que sindicatos y grandes empresas pudieran descarrilar la agenda de competitividad, Peña Nieto aseguró que el "Estado no negocia la ley" y que la resistencia a algunas de las reformas que ha emprendido su gobierno muestran que éstas son reales.

"Si no enfrentáramos resistencia, eso significaría que no estamos emprendiendo una reforma verdadera", enfatizó el presidente mexicano.