Renuncia titular de Tribunal Constitucional de Bolivia tras polémica

El presidente del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) de Bolivia, Rudy Flores, renunció hoy a su cargo, tras protagonizar una polémica con el gobierno sobre un supuesto espionaje telefónico, informó la agencia boliviana ABI.

En declaraciones divulgadas por el portal del medio oficial boliviano, Flores anunció su decisión de renunciar al cargo de presidente del TCP, "para que sea considerada por sala plena de este máximo Tribunal de Justicia Constitucional".

El magistrado dimitió durante una conferencia de prensa en instalaciones del tribunal en la ciudad de Sucre, 780 kilómetros al sureste de La Paz.

Flores explicó que su decisión obedece a los alcances de una declaración que, a su juicio, continúa "tergiversada y manipulada", pese a varias aclaraciones de su parte.

La renuncia del titular del TCP se concretó pocas horas después que el gobierno de Bolivia llamara a los magistrados que se refirieron a un supuesto espionaje telefónico de parte del Ejecutivo a "hacer su trabajo" y "dedicarse a reducir la retardación de justicia".

El vicepresidente boliviano Alvaro García Linera rechazó este miércoles que el gobierno intercepte llamadas telefónicas y lamentó las declaraciones que, en su concepto, emitieron Flores y el juez Gualberto Cusi, respecto a un supuesto espionaje.

Cusi acusó al gobierno boliviano de ejercer "injerencia" en el Tribunal Constitucional y en sus autoridades, mientras que Flores denunció que organismos de inteligencia controlan sus conversaciones telefónicas, aunque después se retractó.

García Linera lamentó que ambos magistrados se hayan enfrascado en denuncias sobre declaraciones "falsas" y exhortó a denunciar cualquier hecho de esa índole "con pruebas", evitando incurrir "en un criterio político (en un caso) y el otro por despiste".

"Esta denuncia es infundada y en Cusi se debe a un carácter político, recomendamos a ambos a que hagan su trabajo y reduzcan la retardación de justicia, para eso se los eligió, no para que hagan campaña en las plazas", finalizó el vicepresidente.

En respuesta, Flores subrayó que estas críticas a la actividad judicial "superan los límites éticos que deba observar el comportamiento de todo actor político'.

"Evidentemente pretende materializar un desprestigio y posterior devastación de nuestra institución, del sistema judicial boliviano y la patria misma", sostuvo el dimitente presidente del TCP.

Flores, por último, reconoció la labor de los magistrados, jueces, fiscales y servidores públicos que, a su juicio, "están comprometidos con la nueva visión de la justicia y la ética que muestran día a día en su trabajo".