Pide disculpas hombre por romper jarrón de Ai Weiwei en Miami

Un artista dominicano residente de Miami, pidió disculpas por romper un jarrón valorado en un millón de dólares que era parte de una exhibición del escultor disidente chino Ai Weiwei.

En declaraciones a la prensa local, Maximo Caminero, de 51 años, dijo que no tenía derecho a destruir el arte de otra persona.

El jarrón fue uno de los 16 en la exhibición "Ai Weiwei: ¿De acuerdo a qué?" en el nuevo Museo de Arte Pérez de Miami (PAMM por sus siglas en inglés).

La policía informó que Caminero señaló que rompió el jarrón el pasado domingo para protestar por la falta de apoyo a los artistas locales.

Caminero enfrenta hasta cinco años de prisión, pues lo que hizo es considerado un delito grave y por ahora se encuentra en libertad bajo fianza, además su abogado le aconsejó no hablar por lo que fue cancelada una conferencia programada el pasado martes.

De acuerdo con el Museo donde se presentará la obra hasta el 16 de marzo, Ai Weiwei, es uno de los artistas contemporáneos más prolíficos y provocativos de China y la muestra abarca 20 años de su carrera.

La pieza dañada, valuada en un millón de dólares, según reportes de prensa, formaba parte de la obra "Colored Vases".

Compuesta por unos 16 jarrones de cerámica pertenecientes a la Dinastía Han (desde el 206 a.C. hasta el 220 d.C.), la pieza contaba con cerca de dos mil años de antigüedad y que Ai Weiwie sumergió en pintura industrial.

"Ai Weiwei: ¿De acuerdo a lo que?" muestra la amplia práctica artística del artista con más de 30 obras de gran formato en una amplia gama de medios, incluyendo la escultura, instalación, fotografía, video y audio.

La exposición cuenta también con una nueva instalación de ubicación específica compuesta por cientos de bicicletas.

Según el Museo, Ai Weiwei se ha convertido en un líder entre los artistas y activistas chinos desde que regresó a China en 1993, después de pasar más de una década en Estados Unidos.

También ha llegado a ser internacionalmente reconocido como resultado de sus acciones que desafían el status quo político en China.

A pesar de su arresto y detención durante 81 días en 2011, el artista no ha dejado de crear arte que trasciende las dualidades entre Oriente y Occidente, centrándose en cuestiones fundamentales acerca de la interrelación entre el arte, la cultura, la sociedad y la experiencia individual.