Contadores ven riesgos por congelar disposiciones fiscales

El Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) calificó como "peligroso" que se congelen las disposiciones fiscales vigentes durante tres años.

El presidente de la Comisión Fiscal del IMCP, José Antonio de Anda Turati, opinó que antes de entrar a un pacto o acuerdo de certidumbre tributaria que se prevé anuncie el gobierno este mes, primero hay que regular algunos aspectos que pudieran afectar a los contribuyentes.

Por ejemplo, dijo, hay una disposición en resolución miscelánea que hasta 2013 permitía que aquellos contribuyentes que recibieran anticipos, pudieran estimar deducciones para que éste no fuera totalmente gravado, sino sólo la utilidad.

Durante la rueda de prensa mensual del organismo, precisó que esa regla miscelánea se derogó para 2014, y durante la reciente reforma a la Ley del Impuesto sobre la Renta (ISR) también se derogó el artículo que permite la estimación de deducciones.

Aunque este tema podría corregirse a través de resolución miscelánea, "sería muy peligroso que se firmara un pacto donde se congelaran las disposiciones como están ahora y que en los próximos tres o cuatro años no se movieran, particularmente por puntos como este", comentó.

Ante ello, consideró que el contenido del "pacto fiscal" debe ser negociado sobre todo con las organizaciones empresariales, que son los que pagan impuestos y serían los principalmente afectados con lo que se acuerde.

Por su parte, el presidente del IMCP, Luis González Ortega, estimó que ya no es momento para cuestionar el contenido de la reforma hacendaria aprobada, pero si los contribuyentes se sienten afectados por alguna disposición, están en su derecho de ampararse.

Señaló que como gremio, los contadores públicos están orientando a los contribuyentes sobre las disposiciones fiscales aprobadas como parte de la reforma hacendaria, a fin de que puedan cumplir con ellas y evitarles problemas futuros.

Al respecto, De Anda Turati agregó que la reforma hacendaria fue la que se "cosechó" y negocio en el Congreso y ya no hay que voltear para atrás, pero sí tratar de ayudar a los contribuyentes a cumplir con sus obligaciones fiscales correctamente.

Coincidió que si hay lagunas en las leyes o disposiciones fiscales aprobadas, y los contribuyentes sienten que están siendo afectados sus intereses personales, están en todo su derecho de recurrir al amparo.

No obstante, comentó, muchos de los amparos que se interpusieron en enero y en este mes se no prosperaron, debido a falta de elementos, jurídicamente estaban mal planteados, o no era el momento correcto para presentarlos, pero estos pueden ser revividos en el momento procesal oportuno.

El especialista fiscal del IMCP opinó que es "incierta la posibilidad de éxito" de los amparos, no por falta de materia para interponerlos, sino por los cambios de criterios y la forma en la que ha respondido la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) respecto a los amparos contra disposiciones fiscales interpuestos en los últimos años.

Por último, estimó que los recientes cambios en la deducción de las prestaciones laborales aprobados como parte de la reforma hacendaria encarecerán la nómina de las empresas en 13 por ciento.

Señaló que hasta el momento todas las negociaciones entre los sindicatos y patrones sobre este tema no han tenido éxito en renegociar contratos para tratar de mitigar en la medida de lo posible los efectos de la reforma hacendaria.