El Maracaná no sólo ha sido para jugar futbol

Fue inaugurado el 24 de junio de 1950 y oficialmente se llamó Estádio Municipal do Maracaná, pero en 1964 cambió ese nombre por el de Estádio Mario Filho en honor al periodista fundador del Jornal dos Sports, el diario deportivo más influyente de la antigua capital de Brasil.

Para los cariocas, su nombre fue y, seguramente, seguirá siendo aquel, porque el barrio en que se ubica, que proviene de un pájaro que habitaba el lugar, se llama así, Maracaná, donde se disputó la final del la Campeonato Mundial de 1950 entre Brasil y Uruguay, encuentro que ostenta el récord de público en partidos de la selección nacional: más de 175 mil personas.

El triunfo de Uruguay por 2-1 ese domingo de desgracias, pasó a la historia mundial con el nombre del "maracanazo", y se considera el resultado más infausto y trágico de la selección nacional de Brasil en las 19 participaciones mundialistas que ha tenido hasta la fecha.

En el clásico "Fla"-"Flu" del 15 de diciembre de 1963 se produjo el récord de asistencia de público en partidos de clubes, con 194 mil 603 espectadores, y por su césped sagrado ha pasado grandes ídolos: Edson Arantes do Nascimento Pelé, Roberto Rivelino, Manoel Francisco dos Santos "Garrincha", Ademir Menezes y Artur Coimbra "Zico".

También Eduardo Gonçalves Andrade "Tostão", Gerson Nunes, Jair Ventura, Ronaldo Nazario de Lima, los uruguayos Obdulio Varela y Jorge Schiaffino, el argentino Diego Armando Maradona y el portugués Eusebio Ferreira.

Por otro lado se han dado recitales importantes de grupos musicales famosos como Queen, con Freddy Mercury, Kiss, U-2, Megadeth, Aerosmith, Guns N' Roses y los cantantes Frank Sinatra, Madonnna, Beyoncé Bowles, Paul McCartney y Tina Turner, al igual que el ídolo de la canción romántica, Roberto Carlos, quien el 11 de julio de 2009 dio un concierto para celebrar su medio siglo de trayectoria artística ante 70 mil personas.

Ese ha sido el recital masivo más grande y ostentoso de toda su carrera después de innumerables apariciones en otros enormes foros nacionales, entre ellos el Canecao de Río y el estadio Pacaembú en São Paulo.

La artista de Bahia, Ivete Sangalo, también cantó y grabó "en vivo" un DVD de música Axé de su tierra durante cuatro horas y media para 60 mil fanáticos, además de que hasta el Papa de Roma, Juan Pablo II, se presentó para oficiar una misa dominical a media cancha.

El 19 de julio de 1992, repleto en el juego de la decisión nacional entre Flamengo y Botafogo, una sección de las tribunas se derrumbó, cayendo al vacío alrededor de medio centenar de aficionados, con saldo milagroso de sólo tres personas muertas en el accidente.

El estadio, que originalmente tenía cupo para 200 mil personas, fue reacondicionado para albergar a 130 mil; pero ese mismo año sufrió una inundación por una lluvia bíblica que obligó a su remodelación para que, en julio de 2007, fuese escenario de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro.

El 2 de julio de 2008 se jugó en el Maracaná la segunda final de la Copa Libertadores, en la que el Fluminense cayó derrotado en la definición por tiros penales ante el equipo Liga Deportiva Universitaria de Quito, Ecuador, ante 87 mil personas.

El 2 de junio de 2013 se reinauguró con juego disputado entre Brasil e Inglaterra, que terminó 2-2 con goles de Fred, Alex Chamberlain, Wayne Rooney y Paulino, y el 30 de junio se celebró la final de la Copa Confederaciones entre las selecciones de Brasil y España, ganada por los anfitriones 3-0, con dos goles de Fred y uno de Neymar, Santos.

En 2016 será el lugar donde se realizarán las ceremonias de apertura y cierre de los Juegos Olímpicos de Verano 2016, aunque desde 2007 el ex presidente de la FIFA, João Havelange, abogó por su demolición al considerarlo un estadio "obsoleto".