Alianza social debe acompañar a reformas en México: Rodríguez Zapatero

El ex presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, dejó claro que el mundo ve a México como un país con iniciativa, capacidad reformista y transformadora, y con una gran atención, por lo que sus reformas deben ir acompañadas de una gran alianza social.

Entrevistado luego de dictar la conferencia magistral "Globalización y nuevos derechos", en el salón Paraninfo de la Antigua Escuela de Medicina, en donde estuvo acompañado por el rector de la UNAM, José Narro Robles, indicó que la alianza social hace de las sociedades modernas sociedades cohesionadas.

"Eso es salario mínimo antes de redistribuir con impuestos y después de redistribuir con impuestos, desde luego, educación, sanidad y pensiones", subrayó.

Refirió que México debe salir de este proceso de reformas "con una educación y una sanidad de la que se puedan sentir orgullosos sus habitantes, porque además eso es un factor fundamental para luchar ante una crisis, y ese es uno de los debates que ustedes tienen como país".

Rodríguez Zapatero recordó que su país hizo lo mismo en los años 80 cuando también "hubo reconversión industrial, liberalizaciones, donde nos quedamos sin sector público.

"A veces me pregunto si esto fue lo mejor, porque cuando llegó la crisis se decía que España no tiene un Estado con grasa, pero a la mejor tener una empresa pública hubiera ayudado, una entidad financiera pública... siempre estamos en el terreno de lo discutible".

Mencionó que los países donde menos desigualdad hay son aquellos en donde menos pobreza extrema hay; existe una relación directa; se puede crecer mucho, y tener años y años de crecimiento económico y no haber reducido las desigualdades.

En su ponencia, señaló que el proceso de globalización que vive el mundo dará pie a nuevos derechos, que serán proclamados cada vez más por quienes sean los grandes líderes, entre ellos, la igualdad, pero sobretodo a la de hombres y mujeres.

Expuso que no existe una desigualdad más lacerante y antigua que la de las mujeres. "Tenemos que situar la igualdad definitiva de sexos".

La primera apuesta de derechos en la era global, añadió, es movilizar a la opinión pública de que ésta será la era de la igualdad de género.

Se refirió además a la educación, el respeto a las minorías, el derecho a la información veraz de los poderes públicos y no públicos, así como el derecho a la intimidad y el derecho a la justicia universal.

"Este es un tiempo de luces y sombras, pero como siempre podemos demostrar ser capaces de rectificar, no de cambiar, la historia", sostuvo.

Además resaltó la importancia de construir una gobernanza mundial que responda al interés público global. "No podemos partir de otra cosa que no sea del G-20; los estados-nación han perdido peso pero son en ellas en donde se desarrolla nuestra pasión política".

Dijo que "tendrá que llegar una globalización política de la democracia, como ya está abierta la de la comunicación".