Lanza operación antiterrorista para contener disturbios en Ucrania

El Servicio de Seguridad y el Centro Antiterrorista de Ucrania lanzaron hoy una operación antiterrorista en todo el país para contener los disturbios desatados en Kiev en las últimas 24 horas, que han cobrada la vida de al menos 26 personas.

El jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU), Oleksandr Yakymenko, informó que se decidió lanzar la operación antiterrorista ante los acontecimientos registrados y la presencia de grupos de ideología extremista que ponen riegos la seguridad del país.

En un comunicado, Yakymenko informó que el presidente Viktor Yanukovich ya fue informado de la medida, implementada luego de que el SBU decidió decretar "máxima alerta antiterrorista", ante los recientes disturbios, según reporte de la agencia informativa Interfax-Ukraine.

"De conformidad con la ley sobre la lucha contra el terrorismo, el Servicio de Seguridad de Ucrania se vio obligado a cambiar esta mañana a un estado superior de preparación", destacó, en referencia al estado de emergencia emitido por las violentas manifestaciones.

El responsable de la seguridad nacional de Ucrania dijo que los últimos acontecimientos mostraron una "creciente escalada del uso de la resistencia y la toma por la fuerza de armas por parte de grupos de ideología extremista".

El funcionario aseguró que tan sólo en las últimas 24 horas, más de mil 500 unidades de armas de fuego y 100 mil piezas de munición terminaron en "manos criminales".

En la declaración, el SBU subrayó que arupaciones extremistas y radicales están generando un "peligro real" para la vida de millones de ucranianos con sus acciones, por lo que es imperativo detener sus acciones de inmediato.

"Intentan imponer su objetivo con la violencia de las armas, incendios, secuestros y asesinatos. Esas son acciones terroristas concretas que deben ser 'liquidadas'", subrayó.

Ucrania vive en tensión desde el 29 de noviembre pasado, cuando Yanukovich decidió no firmar un acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE), desatando las mayores protestas en el país desde la Revolución Naranja de 2004.

Sin embargo, la situación se salió la víspera de control desatando los enfrentamientos entre las fuerzas del orden público y los manifestantes, que terminaron en disturbios en varias regiones de la capital ucraniana.

El ministerio de Salud confirmó que al menos 26 personas perdieron la vida, entre ellos varios funcionarios que fueron agredidos por los manifestantes, mientas que 463 resultaron heridos, aunque la prensa ucraniana cifra los heridos en más de mil.

En honor a las víctimas, el presidente Yanukovich declaró mañana jueves 20 de febrero como un día de luto nacional en toda Ucrania, en un decreto publicado esta tarde por la Presidencia ucraniana.