La teóloga Marcella Althaus-Reid defendió a la comunidad LGBT

Marcella Althaus-Reid, a quien se recuerda mañana que se cumplen cinco años de su muerte, pasó a la historia como la primera teóloga en dictar cátedra en Escocia.

La autora de varios libros sobre el estudio de Dios, además destacó por participar en los movimientos de liberación feminista y de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero (LGBT).

Marcella María Althaus-Reid vio la primera luz el 11 de mayo de 1952 en Rosario, Argentina, en el seno de una familia liderada por Alberto y Ada Althaus, que se traslado a Buenos Aires, donde transcurrió su infancia y juventud.

De acuerdo con su biografía disponible en el portal de Internet "lgbtran.org", estudió Teología de la Liberación y obtuvo una licenciatura en Teología en el renombrado Instituto Superior Evangélico de Estudios Teológicos (ISEDET).

Asimismo, cursó un seminario en el que estudió a figuras de la teología como José Miguez Bonino (1924- 2012) y J. Severino Croatta (1930-2004).

En sus primeros años como profesionista Althaus-Reid fue miembro de la Iglesia Metodista de Argentina y se interesó por los conocimientos desarrollados en el método de "concientización", del educador brasileño Paulo Freire (1921-1997), el cual implementó en proyectos sociales y comunitarios.

Tiempo después viajó a Escocia, donde se doctoró en Teología de la Liberación por la universidad St. Andrews, señala su biografía publicada en el sitio electrónico especializado en el trabajo de mujeres en la teología "eswtr.org".

En este país la teóloga argentina dictó la cátedra de Teología contextual en la Escuela de Divinidad de la Universidad de Edimburgo.

En esos mismos años, además trabajó con comunidades empobrecidas de Argentina y Escocia, y exploró, entre otros temas, la relación del cuerpo y la sexualidad, ligada con otros propuestas liberadoras.

A lo largo de su carrera, la también escritora mostró tener un fuerte compromiso feminista que plasmó en sus obras "Teología indecente" y "El Dios Queer", que escribió desde la convicción de que solamente una teología radical que supere el marco aceptado hasta entonces podría mostrar la presencia de Dios en la actualidad.

Marcella Althaus-Reid además exploró las experiencias sexuales de los pobres en su libro "Teología Indecente", en el que presentó un análisis político y económico.

También, escribió y editó artículos en numerosas revistas de teología y fue invitada a dictar conferencias en Europa, América Latina y los Estados Unidos.

En sus últimos años, la teóloga encontró un hogar espiritual en la Comunidad Metropolitana de Iglesias (MCC) de la que se convirtió en defensora.

Finalmente la vida de Marcella Althaus-Reid concluyó el 20 febrero de 2009, en Edimburgo, donde exhaló su último aliento tras enfrentar una larga enfermedad.