Reivindica grupo vinculado a Al Qaeda doble atentado en Beirut

Las brigadas Abdullah Azzam, grupo vinculado a Al Qaeda, reivindicó hoy el doble atentado suicida en Beirut, que dejó seis muertos y al menos 100 heridos, y amenazó a Irán y Hezbolá con nuevos ataques por su lucha junto al régimen sirio.

"Los hermanos de las Brigadas Abdullah Azzam se responsabilizan del ataque contra el centro cultural iraní, que fue una operación de doble martirio", señaló el grupo yihadista en su cuenta de Twitter.

Las Brigadas Abdullah Azzam, consideradas el brazo de Al Qaeda en Líbano, dejaron claro que sus objetivos fueron intencionales y que el ataque contra el centro cultural de Irán es en respuesta a la intervención militar de Irán y Hezbolá en la guerra siria.

"Continuaremos -con la gracia de Dios y su fuerza- apuntando a Irán y a Hezbolá en todos sus centros de seguridad, políticos y financieros para conseguir nuestras dos demandas", advirtieron.

Explicaron que su primera demanda es la salida de todos los combatientes del grupo chiíta de Siria y la segunda la liberación de todos los prisioneros de las cárceles opresivas libanesas.

Indicaron que Irán es un importante patrocinador del grupo chiíta libanés Hezbolá y ambos son aliados con el presidente sirio Bashar al-Assad.

Sin embargo, Irán acusó a Israel de estar detrás del doble atentado perpetrado en el sur de Beirut cerca de la sede del centro cultural iraní, tras condenarlo y enviar sus condolencias a las víctimas y sus familiares.

"Los elementos que están detrás del ataque terrorista de Beirut son enemigos de la estabilidad, la seguridad y la unidad del Líbano, así como mercenarios del régimen sionista", dijo la vocera de la cancillería iraní, Marzie Afjam, citada por la agencia de noticias ISNA.

El primer atentado fue perpetrado frente al centro cultural iraní con un coche bomba, mientras que el segundo estalló poco después cerca del llamado centro de Exhibición Europea, ambos situados en la zona de Bir Hasan, un barrio residencial considerado feudo del Hezbolá.

Las explosiones ocurren cuatro días después de la formación del nuevo gobierno libanés de unidad nacional, que tras 10 meses de consultas está integrado por ministros de las distintas fuerzas políticas, entre ellas Hezbolá.

El nuevo primer ministro libanés, Salam Tamman, cuyo gabinete se formó el sábado pasado, consideró que la explosión es "un mensaje de las fuerzas del terrorismo que continuarán su plan para extender la muerte en Líbano".