Concedieron BEI y FEI 37 por ciento más de créditos en 2013

El grupo Banco Europeo de Inversiones (BEI), que incluye el Fondo Europeo de Inversiones, concedió en 2013 un total de 75.1 mil millones de euros en créditos, 37 por ciento más que en 2012, de acuerdo con su informe anual publicado hoy aquí.

La mayor parte de esa financiación -67.1 mil millones de euros- fue destinada a países de la propia Unión Europea, que se beneficiaron de un aumento de 42 por ciento en las líneas de crédito.

Pese al incremento, el presidente del BEI, Werner Hoyer, señaló que el actual nivel de inversiones en la UE sigue inferior a antes de la crisis económica, "lo que perjudica el potencial de crecimiento de los países miembros".

"Vamos perdiendo terreno, porque los países de fuera de la UE están mejorando su competitividad al invertir en tecnologías e innovación mucho más que la UE y la mayoría de sus miembros", analizó en rueda de prensa.

Según Hoyer, los principales destinatarios de las nuevas líneas de crédito del BEI han sido 230 mil para las Pequeñas y medianas empresas (Pymes) que emplean a 2.8 millones de personas y constituyen "la espina dorsal de la economía europea".

"El apoyo a las Pymes se ha convertido en nuestra mayor contribución, por un valor total de 21.9 mil millones de euros, la mayor cifra de todos los tiempos", afirmó en rueda de prensa.

La financiación pública tuvo efecto de palanca junto a los inversores privados y ha permitido movilizar, en total, más de 50 mil millones de euros para las Pymes europeas.

Otros 17.2 mil millones de euros de los créditos totales concedidos por el BEI han sido destinados a proyectos de investigación e innovación, con el fin de contribuir para mejorar la competitividad de la economía europea, mientras que 9.1 mil millones de euros han sido entregados a medidas para combatir el desempleo juvenil.

El BEI también comprometió 19 mil millones de euros a proyectos globales relacionados al cambio climático y 15.9 mil millones de euros a la construcción de infraestructuras estratégicas.

Para el futuro, el presidente de la institución espera incrementar aún más sus líneas de crédito para facilitar el aumento de las inversiones en la UE.

"Debemos invertir más, en particular en la investigación, el desarrollo y la innovación, así como en las infraestructuras del siglo XXI, para mejorar nuestra competitividad", abogó Hoyer.

"Aún estamos hoy en posición de fuerza para hacerlo. Pero si no realizamos los esfuerzos necesarios, nos enfrentaremos a grandes dificultades debido a la fuerte competencia que reina a la escala mundial", advirtió.