Mantienen opositores tailandeses presión contra gobierno de Bangkok

Manifestantes opositores tailandeses acudieron hoy a la sede del gobierno de la primera ministra, Yingluck Shinawatra, en Bangkok, un día después de que enfrentamientos con las fuerzas del orden dejaron cinco muertos y decenas de heridos.

EL líder de la protesta, Suthep Thuagsuban, se comprometió a poner en marcha varias campañas para boicotear los productos ofrecidos por la familia Shinawatra y otros clanes cercanos al gobierno.

En un nuevo intento de presionar a Yingluck a dimitir como primera ministra, miles de personas se movilizaron hasta la Secretaría de Defensa en Bangkok, que acoge la oficina temporal de la jefa de gobierno.

Los manifestantes ocuparon las cercanías de la sede del gobierno, el Ministerio de Interior y el complejo gubernamental del norte de Bangkok, la capital de Tailandia.

Suthep instó el martes por la noche a sus seguidores a perseguir a la primera ministra interina a todos los actos y reuniones que tenga previstas en territorio nacional.

"Perseguiremos a Yingluck por donde quiera que vaya. La perseguiremos hasta que no pueda estar en el país. Desde hoy en adelante, la seguiremos todos los días", dijo Suthep en su discurso en la intersección de Pathumwan.

El líder antigubernamental aseguró una vez más que su movimiento "no se rendirá" y que lucharán "hasta la última persona", "sin negociación, ni compromisos".

Por su parte, Yingluck optó por no acudir este miércoles al edificio gubernamental, ubicado en el distrito de Chaeng Watthana, en el norte de la capital, para evitar que las protestas se vuelvan violentas.

Un tribunal tailandés, por otra parte, ha ordenado al gobierno a no usar la fuerza para reprimir a los manifestantes que buscan la renuncia de la primera ministra.

El Tribunal Civil dictaminó este miércoles que la primera ministra y otros funcionarios relacionados a la seguridad no pueden emitir ninguna orden en virtud de un decreto de emergencia que puede violar los derechos de los manifestantes.

El Consejo de Ministros declaró el estado de emergencia en la zona de Bangkok el 21 de enero después de que los manifestantes amenazaron con cerrar la capital bloqueando intersecciones principales y ocupando las oficinas de gobierno.

El Centro de Mantenimiento de la Paz y el Orden (CMPO) acusó al Comité Popular de Reforma Democrática (PDRC) de permitir a militantes armados mezclarse en las protestas que fueron dispersadas por la policía en forma violenta.