Reto de legisladores garantizar paridad en tema político-electoral

Los legisladores tienen ante sí el compromiso de garantizar en las leyes secundarias el principio de paridad establecido en la reciente reforma constitucional en materia político-electoral, opinó la magistrada de la Sala Superior del TEPJF, María del Carmen Alanís Figueroa.

Durante el segundo y último día de trabajos del foro "Fortalecimiento democrático de espacios nacionales, internacionales y trasnacionales", sugirió que para alcanzar el principio de paridad se deben tomar en cuenta las resoluciones del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre el tema.

Ello, pues en opinión de la magistrada, no es suficiente garantizar la presencia de mujeres en los parlamentos y en los organismos públicos, sino que también es necesario usar elementos de medición para conocer los resultados derivados de dicha inclusión.

Al participar en la mesa "Principios de igualdad y equidad, indicadores del Estado de derecho democrático", Alanís Figueroa consideró que para construir o fortalecer una democracia es necesaria la presencia del principio de igualdad sustantiva.

Esto es, anotó en la sede del Colegio de México (Colmex), que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades de tomar parte en las actividades políticas.

Hizo hincapié en que el incremento de la participación política en todos los ámbitos de la sociedad permite la consolidación de la democracia, reduce las posibilidades de conflicto social, aumenta el nivel de desarrollo humano y la calidad de vida.

De tal suerte que para lograr la equidad de género, se requiere un despliegue de estrategias sociales e institucionales que permitan garantizar una intervención incluyente, además de incorporar el tema en la agenda pública, acotó.

A su vez la representante en México de ONU-Mujeres, Ana Güezmes, precisó que una República debe garantizar la plena integración de las mujeres en la vida política.

En este marco destacó el compromiso del TEPJF en esa materia, pues con la resolución conocida como "antijuanitas", que estableció la obligación de que los partidos políticos cumplan con las cuotas de género previstas en la ley, cimentó la democracia moderna en el país.

Para el investigador asociado al Colmex, Leonardo Valdés Zurita, la equidad e igualdad son ingredientes fundamentales que mantienen vivo un pluralismo que permite avanzar hacia la consolidación de la democracia moderna.

Es por ello, abundó el también ex presidente del Instituto Federal Electoral (IFE), de que se debe garantizar que los ciudadanos posean los recursos indispensables para participar en la vida política.