De acuerdo Manzo en sanción a barra celeste

El director deportivo de Cruz Azul, Agustín Manzo, consideró que la medida de las autoridades del Estadio Azul para impedir a los integrantes de la barra La Sangre Azul que ocupen la cabecera norte para los partidos como local del equipo ante Veracruz y Puebla, fue acertada.

Cabe recordar que decenas de integrantes de dicho grupo de animación realizaron invasión de cancha el 30 de noviembre pasado tras la eliminación del equipo de los cuartos de final del torneo Apertura 2013 ante Toluca.

Lo que derivó en sanción de un partido de veto para el club, que jugó su encuentro de la fecha dos ante Santos Laguna a puerta cerrada, mientras que ante Veracruz y Puebla se ha mantenido controlada esa zona del estadio y no se sabe si ante Diablos Rojos en la fecha nueve se reabrirá.

"Podría ser bueno, es lo que queremos en nuestro futbol, que las familias lleven a sus niños, que pueden ser los próximos jugadores o espectadores jóvenes, nos gustaría que se manejará lo mejor posible en todos los estadios", expresó Manzo.

Interrogado sobre la bronca que se dio entre seguidores del equipo Monterrey el sábado anterior en el Estadio Tecnológico por la derrota del equipo Monterrey 2-0 ante León, lo cual derivó en multa económica y primer aviso de veto de plaza por parte de la Comisión Disciplinaria, el directivo invitó a la gente a que no pierda los estribos.

"Sí fue un tema delicado el que sucedió allá, ojalá que la gente sepa que a veces su equipo puede ir en buena posición y a veces no pero que tengan la paciencia para que en un momento dado respeten a los jugadores, a la policía y a todo lo que se maneja alrededor del futbol".

Se le preguntó a Manzo si se hablará con las autoridades de Querétaro, rival de la jornada ocho, el próximo viernes en el Estadio Corregidora, para que refuerce las medidas de seguridad si hubiese algún enfrentamiento entre los aficionados de ambos equipos, luego de la bronca que se registró en el torneo Apertura 2013 en el Estadio 10 de Diciembre.

En aquella ocasión, a minutos de empezar aquel partido, se debió cambiar de sede a solicitud de las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, pues se anunciaban marchas y se juntaba con el partido entre Pumas y América, mientras se registró bronca entre integrantes de las porras cementeras y queretanas.

"Sí, se platicará con la gente de Querétaro en su momento, para comentarles que siempre sufrimos de esa clase de movimientos (agresiones al autobús del club). Nuestros jugadores siempre van bien protegidos, bien acompañados pero tratar de que nos auxilien en cualquier momento", acotó Manzo.