Industria avícola, totalmente recuperada tras contingencia sanitaria

La industria avícola del país aseguró que está totalmente recuperada y con la capacidad de garantizar el abasto de carne de pollo luego de la contingencia por gripe aviar, por lo que pidió al gobierno federal detener la ampliación de la vigencia del cupo de importación de este alimento.

El presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA), Jorge García de la Cadena, dijo que el abasto está respaldado con la producción nacional de pollo y huevo, que se complementa con importaciones, principalmente de Estados Unidos, a partir del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

En conferencia de prensa, refirió que el año pasado se importó un 10 por ciento de la producción, equivalente a 386 mil toneladas de carne de pollo, comparado con las 311 mil toneladas de 2012 y las 288 mil toneladas de 2011.

Sin embargo, advirtió que de extender los cupos de importación de terceros países de carne de pollo fresco, refrigerado o congelado hasta el 31 de diciembre de 2015, como tiene previsto la autoridad federal, se detendrían inversiones por 120 millones de pesos anuales.

Ante ello, comentó que pedirán a la Secretaría de Economía (SE) se abstenga de ampliar el plazo, pues -reiteró- la industria avícola nacional se encuentra perfectamente recuperada tras las contingencias sanitarias de influenza que iniciaron a mediados de 2012.

García de la Cadena recordó que el primer cupo de importación de terceros países se abrió en mayo de 2013 y se amplió al 28 de febrero próximo.

Ahora se pretende una segunda extensión hasta 31 de diciembre de 2015, pero el problema son las importaciones del producto procedentes de Brasil, con quien no se tiene un tratado comercial, acotó.

"No estamos en contra de las importaciones, pero que estén perfectamente reglamentadas. Reconocemos que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ayudó al sector y esas son compras reglamentarias, pero no de un tercero que no tenemos tratado", expresó.

El representante avícola comentó que antes de la primera contingencia de influenza, que surgió a mediados de 2012, hubo una caída del mercado de exportación de huevo mexicano a países como Africa, Japón, Europa, Centro y Sudamérica, con un monto de alrededor de 60 millones de dólares, en tanto que al cierre de 2013 fue de 33 millones de dólares.

Agregó que antes del brote de IA H7N3, México importaba menos de 500 toneladas de huevo para plato y para el cierre de 2013 se tienen datos preliminares de 47 mil toneladas importadas.