Proceso a sacerdote mapuche es discriminación: académico chileno

El proceso de la justicia chilena contra Celestino Córdova, autoridad religiosa mapuche, acusado de incendio terrorista, "implica una violación de los derechos culturales de la etnia y discriminación", señaló el profesor, Alihuén Antileo.

El coordinador del Area de Pueblos Originarios del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad ARCIS, dijo a Notimex que en todas las culturas, quienes ejercen un cargo religioso, "gozan de un trato preferente respecto de los demás miembros de esa comunidad".

La cultura chilena no es ajena a este fenómeno que tiene un carácter religioso y representa un valor espiritual, indicó.

Además, "se consagra legalmente en algunos ámbitos del Derecho Penal, donde aquellas personas que son sacerdotes pueden declarar mediante oficio, no necesariamente ser apersonados a un tribunal", refirió.

"Ello en su calidad de sacerdote y está consagrada legalmente en la legislación chilena y precisamente atiende a la consideración del carácter espiritual, y por así decirlo, de la ética, la consideración y la moral que estas personas gozan", consideró.

"Precisamente este trato no se ha dado con el caso del Machi (autoridad religiosa) Celestino Córdova y por lo tanto constituye un acto de discriminación o de arbitrariedad", destacó Antileo.

"Un segundo aspecto es que el trato contra el Machi Celestino Córdova, dice relación con el menosprecio que se tiene hacia la religión y la cultura mapuche ya que si no se le considera sacerdote, y por lo tanto no es objeto de un trato especial", apuntó.

No se respeta su carácter de machi, (de sacerdote), "encargado de impartir la religión mapuche, de darla a conocer y mantenerla viva".

Hay que señalar, dijo el profesor Antileo, que "el Machi Celestino, durante el periodo que ha estado privado de libertad ha solicitado la posibilidad de realizar ceremonias, y que se le ingresen algunos elementos propios de su labor, para mantener su fuerza, su espiritualidad".

"Eso ha sido sistemáticamente negado por parte de Gendarmería y por lo tanto no ha podido realizar esa función como corresponde, ni mantener su rango de Machi y sus actividades propias", resaltó.

Todo esto, "son elementos que a la hora de evaluar esta situación generan molestias, generan rechazo, generan preocupación, en general en la comunidad mapuche, porque se entiende que se está menoscabando una autoridad religiosa", declaró.

"Por lo tanto constituye, un aspecto doblemente sensible para todos, y por lo que hay una solidaridad general hacia el Machi, porque en su caso específico además él era un miembro activo del proceso de recuperación de territorio y reconstrucción de su comunidad", dijo.

De esta manera, el Machi Celestino Córdova, concluyó Alihuén Antileo, "está validado no solo religiosamente sino que también, social y políticamente".

Tampoco se condice con el trato al Machi los compromisos del Estado chileno a nivel internacional, en relación con el respeto a la cultura, a la religión y a las autoridades legítimas de los pueblos indígenas, consagrados a nivel de Naciones Unidas.

El Machi Celestino Córdova, es el único acusado y procesado por la justicia chilena, por el atentado incendiario que causó la muerte del matrimonio integrado por Werner Luchsinger (75 años) y de Vivian Ma-Kay (69), ocurrido el 4 de enero del año pasado.