Jugarán Atlético y Real Madrid final Copa del Rey sin claro favorito

Los dos equipos más importantes de la capital de España, el Real Madrid y el Atlético de Madrid, juegan mañana en el estadio Santiago Bernabéu la final de la Copa del Rey en la que ninguno de los dos equipos se presenta como claro favorito para levantar su 19º o 10º trofeo copero respectivamente.

Aunque para muchos los madridistas son superiores y ganarán a su rival de ciudad, diversas bajas en defensa y problemas extradeportivos hacen que el "Atleti" tome fuerza y tenga también muchas opciones de doblegar a los "blancos".

Con gran parte del vestuario enfrentado a su entrenador José Mourinho por polémicas decisiones a lo largo del curso, el club merengue no parece vivir la paz que se requiere para preparar un partido de estas características.

Es muy comentado en España que ni el capitán Iker Casillas, ni jugadores del peso como Cristiano Ronaldo o Képler Laverán "Pepe" tienen relación con su técnico y el trato con éste es casi nulo.

Otros como el internacional español Sergio Ramos o el alemán Mesut Ozil también tuvieron problemas con el técnico portugués del Real Madrid, que no parece vaya a continuar el próximo torneo y dará por finalizada su etapa en el conjunto de Madrid.

Ante los continuos rumores de ruptura entre el vestuario blanco y el cuerpo técnico, preocupan también las lesiones que tiene el cuadro en la línea defensiva.

Con Sergio Ramos "tocado", importante para llegar en un tono aceptable para la final de mañana, la duda será el central que le acompañe.

Además, el lateral derecho Álvaro Arbeloa, lesionado también, no podrá salir tampoco ante los atléticos y su puesto lo ocupará o el africano Michael Essien o el lateral de la cantera, Nacho Fernández.

El resto de jugadores serán los que usa habitualmente el técnico luso destacando el astro Cristiano Ronaldo, el argentino Ángel Di María en el ala derecha o el organizador del juego, Xabi Alonso.

El Atlético, que saltará con su equipo de "gala", sin bajas que lamentar para el trascendental partido ante su eterno rival, ansía ganar el título en el estadio donde juega sus partidos de casa el Real Madrid.

Con su estrella el colombiano Radamel Falcao y el brasileño Diego Costa como pareja de ataque y Mario Suárez y el turco Arda Turan encargados de que lleguen los balones a los goleadores atléticos, los "colchoneros" llegan en un momento dulce de forma.

Con el tercer puesto en la clasificación asegurado, participarán así en la máxima competición continental, la Champions League, el próximo torneo, el equipo dirigido por el argentino Diego Pablo Simeone, busca llevar un título a sus vitrinas que no logra desde 1996.

Además los precedentes son favorables para el segundo equipo más importante de la ciudad de Madrid.

Cinco veces se enfrentaron en la última ronda de esta competencia madridistas y atléticos con un balance de una victoria para los blancos y tres para los del sur de la capital.

Por tanto, aunque el Real Madrid acuda para muchos a la final de este viernes con el cartel de favorito, la historia demuestra que el Atlético tiene una buena oportunidad para volver a conquistar la Copa.

Y no solo porque el conjunto rojiblanco rindió a un buen nivel este torneo, sino porque es un equipo copero, es el cuarto equipo de España en títulos y finales por detrás de Barcelona, Athletic y Madrid, y porque la historia se pone de su lado en los duelos directos entre los dos conjuntos madrileños en la final de este torneo.

De las cuatro disputadas, los colchoneros se han llevado tres (1960,1961 y 1992) por una solo de su rival (1975).

Además, la balanza se inclina todavía más a favor del Atlético cuando se tiene en cuenta el campo de la final. Tres de los choques en esta ronda entre ambos equipos se jugaron en el Bernabéu.

En todas ellas ganó el Atlético. Una solo se jugó en el Vicente Calderón, estadio del "Atleti", y se impuso el Real Madrid en los penaltis.

Sin claro favorito por tanto, los dos equipos de Madrid quieren llevar a sus vitrinas un título que sería el décimo para los sureños de la metrópoli y el décimo noveno para el equipo del barrio de Chamartín, situado en el centro norte de la capital.