Piden inmigrantes renuncia de presidente de Fundación Heritage

Activistas pidieron hoy la renuncia del presidente de la conservadora Fundación Heritage, el ex senador republicano Jim DeMint, un opositor a legalizar indocumentados, por apoyar un informe que ignora las contribuciones de los inmigrantes.

"Me molesta mucho cómo se trata a la gente hispana, creo que hay mucho racismo y mucha gente está sufriendo por esa situación", dijo Gloria Aguilar, una ciudadana estadunidense de origen mexicano, que trabaja como cuidadora de niños.

Aguilat pidió a DeMint "que no diga mentiras, especialmente a la gente anglosajona, es una mentira que digan que va a costar mucho la legalización, pero no están viendo cuánto dinero recaudan en realidad.

"Eso no es cuestión de dinero, sino de ayudar a la comunidad", recalcó.

Aguilar participó con otros activistas en una protesta frente a la Fundación Heritage, en Washington, que organizó el Centro para el Cambio Comunitario y el Movimiento por una Reforma Migratoria Justa (FIRM).

La protesta ocurrió una semana después de la renuncia del analista Jason Richwine, coautor de un informe de la Fundación Heritage sobre los altos costos de una legalización de indocumentados.

Richwine indicó en una disertación en la Universidad de Harvard que el coeficiente intelectual de los inmigrantes es más bajo que el de los estadunidenses blancos, por lo que sugirió que Estados Unidos seleccione inmigrantes con alta capacitación intelectual.

La Fundación Heritage señaló que no comparte esos puntos de vista y sostuvo en un comunicado que Richwine ya no trabaja para esa organización.

El informe de Heritage estimó que el plan de legalización de 11 millones de indocumentados que propone un proyecto de ley bipartidista en el Senado puede ascender a los 6.3 billones de dólares.

Líderes conservadores como el senador republicano Marco Rubio criticó el informe al indicar que otros grupos consideran la inmigración como positiva para la economía nacional.

"Estamos acá para pedir que la organización que 'bote' al señor Jim (DeMint) porque es una persona que no va a apoyar al pueblo", dijo la ecuatoriana Melania Zelazo, madre de dos hijos y residente en el estado de Connecticut.

"Tengo familiares que no carecen de documentos, tengo un hermano que lo deportaron", afirmó Zelazo, quien asistió el martes al debate de enmiendas en el Comité Judicial del Senado sobre un proyecto de inmigración.

"Nos está insultando, nos está diciendo que somos una población que no puede llegar a superarse y eso es completamente falso y es racista", sostuvo por su parte Eréndida Rendón, residente en Chicago, Illinois, y de origen mexicano.

"Me molesta lo que dice de los hispanos, que los inmigrantes en general son más tontos que los blancos, y eso no es cierto", señaló la estudiante universitaria de origen mexicano Yisel Díaz, que estudia Administración de Negocios.

"Quiero que (DeMint) se disculpe y que renuncie, no merece el puesto que tiene, tiene que irse o haremos que se vaya, vendremos aquí todos los días si es necesario", recalcó Díaz, quien señaló que sus padres trabajan duro para apoyarla en sus estudios.