Sobreviven etnias kiliwas, kumiai y pai pai en Ensenada

Los grupos étnicos son representativos de este puerto, uno de los más importantes de México y los festejos por el 131 aniversario de su fundación no pueden prescindir de las artesanías de los indígenas yumanos, cuyos grupos de kiliwas, kumiai y pai pai sobreviven en la entidad.

Los indígenas que poblaron el territorio de las Californias, son descendientes del trono lingüístico yumano, los cuales se dividían en varios grupos indígenas, de los que sobreviven actualmente en Ensenada son kiliwas, kumiai y pai pai.

En Ensenada, que festejará este miércoles 131 años de su fundación, también hay grupos étnicos migrantes establecidos provenientes en su mayoría de los estados de Guerrero y Oaxaca como son mixtecos, zapotecas y los triqui.

De acuerdo con la página electrónica del gobierno estatal, hace unos tres mil años penetraron a Baja California varias corrientes migratorias provenientes del sur de Estados Unidos, eran grupos de filiación lingüística yumana.

Durante milenios se mantuvieron nómadas y su economía dependió básicamente de la recolección, complementada con productos de la caza y la pesca.

Entre las montañas y el desierto, recorrían grandes distancias recogiendo bellotas, semillas, tunas, piñones, agaves y frutos de la manzanita y la guata.

Con el tiempo aquellos hombres se agruparon en distintas bandas y cada una procuró delimitar su territorio.

A la llegada de los misioneros, los indígenas kumiai, pai pai, kiliwa y cochimí fueron congregados en rancherías aledañas a las misiones. Únicamente los cucapá se mantuvieron libres, debido a que en su región no se estableció ninguna casa de religiosos.

La imposición de una cultura ajena inició el proceso de aculturación de los aborígenes, el cual se acentuó con la llegada de los otros extranjeros y mexicanos.

En la actualidad, los grupos indígenas viven en asentamientos enclavados en los terrenos que se les han concedido legalmente.

Aunque por lo general se trata de áreas cerriles, de agostadero y pedregosas, eso les permite tener los mínimos recursos de subsitencia y un espacio geográfico que les pertenece.

En cuanto a sus artesanías, los pai pai, los cucapá y los Kumiai siguen produciendo algunos objetos que antes eran de uso cotidiano y ahora sólo se hacen para venta.

Los collares, capas y cintos de chaquira son elaborados por las mujeres cucapá, conforme a una tradicón centenaria.

Antiguamente utilizaban piezas de concha y a partir de 1852 las emplean de vidrio veneciano o checoslovaco, pues al establecerse la ruta de vapores por el río Colorado los comerciantes extranjeros introdujeron estos productos.

La cestería de junco la tejen las mujeres y niños kumiai, quienes por ese medio obtienen un ingreso.

Entre los pai pai, los hombres labran objetos de madera (arcos, flechas, mazos y palos de cacería) y las mujeres modelan olas de barro con técnicas centenarias.