Crimen, violencia y caos en la ciudad dan vida a "D.F. Bipolar"

La anatomía de un crimen , inexplicable, es explorada en la puesta en escena "D.F. Bipolar", la cual además ofrece una mirada al caos de esta ciudad y que bajo la dirección de Antonio Castro arrancará temporada hoy en el Teatro Santa Catarina.

La propuesta escénica, autoría de la dramaturga Ximena Escalante, presenta la historia de un crimen desde la perspectiva de la víctima, del asesino y de un testigo que observa estos hechos violentos.

Una escalera y dos grandes cortinas de plástico transparentes, que en ocasiones sirven para proyectar imágenes de una sociedad que vive por las noches en calles de una gran metrópoli, dan vida a esta propuesta que estará en cartelera hasta el 9 de marzo.

"D.F. Bipolar" también ofrece una mirada al caos nocturno de la ciudad que desemboca en hechos violentos, a través de sus personajes que transitan en un despliegue silencioso y sutil por la vida nocturna.

Con las actuaciones de Ariane Pellicer, Antonio Rojas, Humberto Solórzano y Bárbara Foulkes, la obra sumerge al espectador en un historia de crimen y misterio.

Antonio Castro es un director de escena que se ha distinguido dentro del quehacer teatral contemporáneo por su versatilidad y profesionalismo. En esta ocasión lleva a escena un montaje de suspenso bipolar, como lo ha catalogado su autora Ximena Escalante.

A lo largo de 65 minutos, "D.F. Bipolar" explora el paisaje nocturno de la Ciudad de México. Ese universo, aparentemente desolado, que secretamente es habitado por una multitud de testigos; un mundo que todas las noches revive en las calles semivacías, iluminadas por luces mortecinas acompañadas de una variedad de espectros.

La obra de Ximena Escalante es también la anatomía de un crimen, inexplicable, donde una mujer asesina a un hombre, en un escenario urbano, desolado e impune. En esa soledad, dos personas son testigos del crimen y, sin embargo, se rehúsan a actuar en consecuencia.