Emitirán veredicto sobre Knox y Sollecito juzgados de nuevo

Los jueces de la corte de Apelaciones de Florencia decidirán hoy el veredicto sobre la culpabilidad o inocencia de la estadunidense Amanda Knox y el italiano Raffaele Sollecito, juzgados de nuevo por el asesinato de la británica Meredith Kerchner en 2007.

El presidente de la corte, Alessandro Nencini, anunció que la sentencia no se conocerá antes de las 17:00 horas locales (16:00 GMT).

Presente en el aula estaba Sollecito, al lado de familiares, mientras que Knox, que retornó a Estados Unidos, dijo en una carta que no asistiría porque temía que los jueces quedaran impresionados por la acusación y la declararan culpable.

En la misiva Knox negó haber planeado, instigado o ejecutado el asesinato de Kerchner, ocurrido la noche del primero de noviembre de 2007 en la central ciudad de Perugia, aparentemente porque se negó a participar en una orgía de sexo y droga.

Hasta ahora el único declarado culpable y encarcelado es Rudy Guede, originario de Costa de Marfil, que en un proceso paralelo fue sentenciado a 16 años de prisión.

En 2013 la Corte Suprema italiana anuló la sentencia de un tribunal de Apelaciones de Perugia, que en octubre de 2011 había absuelto a Knox y Sollecito, previamente condenados a 26 y 25 años de cárcel, respectivamente, por la violación y asesinato de Kerchner.

Los jóvenes estudiaban en Perugia y estaban unidos sentimentalmente. Sin embargo, pocas horas después de la absolución, Knox, por quien intercedió la entonces secretaria estadunidense de Estado, Hillary Clinton, abandonó Italia y fue recibida como heroína en su país.

Pero la fiscalía de Perugia y los familiares de Meredith impugnaron la sentencia absolutoria y la Corte Suprema les dio la razón.

"Amanda Knox debe ser absuelta por defecto de prueba sobre su presencia en el lugar del delito", declaró este día ante los jueces su abogado, Luciano Ghirga.

Subrayó que no existen pruebas de la presencia de sangre de Meredith en el cuchillo considerado el arma del delito, por lo que pidió "hacer justicia a Amanda y Raffaele".

Por su parte, Francesco Sollecito, padre del joven, dijo que su presencia en el aula era "una decisión de valentía y de respeto ante la Corte y de confianza en la justicia".

También se esperaba la asistencia de los hermanos de Meredith, quien tenía 21 años de edad al momento de su muerte.

Asimismo, asistió Patrick Lumumba, un músico residente en Perugia y originario de la República del Congo, a quien Knox acusó inicialmente del delito, pero que tras ser absuelto demandó por difamación a la estadunidense.

Knok también fue demandada por calumnia por varios policías, a los que acusó de haberla golpeado mientras estaba detenida en la cárcel de Perugia.

El caso inspiró varios libros y una película para televisión titulada "Amanda Knox", dirigida por Robert Dornhelm.