Pide Karzai a EUA apoyo para negociar la paz con el Talibán

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, advirtió hoy que no firmará ningún acuerdo de seguridad con Estados Unidos hasta que haya un proceso de paz con el Talibán, que rechaza cualquier negociación con Kabul.

Al hablar en una conferencia de prensa en la capital, Kabul, el presidente sostuvo que la firma del acuerdo de seguridad bilateral con Washington no tendrá ninguna conclusión positiva si no se garantiza la paz y la seguridad.

El mandatario indicó que la paz en su país está en las manos de Estados Unidos y Pakistán y que hacía un llamado para que dichos países lleven al Talibán a la mesa de negociaciones, aunque el grupo militante islámico ha descartado adherirse a un plan de pacificación.

Karzai hizo énfasis en que Estados Unidos y Pakistán tienen un papel fundamental en el proceso de paz de Afganistán, luego que esas dos naciones han están involucradas directamente en los asuntos afganos desde la pasada década de los 80.

El mandatario afirmó que las dos naciones podrían desempeñar un papel importante para lograr la paz y la estabilidad en Afganistán, reportó la agencia afgana de noticias Khaama Press.

También pidió a Washington que aclare su política en Afganistán e insistió en que el pacto no se firmará a menos que el gobierno afgano esté seguro de que el acuerdo tendrá un impacto positivo para Afganistán.

El pacto de seguridad fue acordado en principio el año pasado, pero Karzai se ha negado reiteradamente a firmarlo.

Sin un acuerdo, Estados Unidos -indicó- no continuarán las tropas de ese país en Afganistán después de 2014.

Karzai también agregó que para mostrar que el pueblo afgano no está en contra de la presencia de Estados Unidos en Afganistán, la Loya Jirga (una gran asamblea de representantes populares con poder de decisión) aprobó la presencia de tropas después de 2014.

Este año marca la salidad de las tropas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de Afganistán, tras la invasión de Estados Unidos a finales de 2001, que expulsó a los talibanes del poder.