En huelga 70 mil trabajadores de mayores productoras de platino

Al menos 70 mil trabajadores de las tres mayores empresas productoras de platino de Sudáfrica iniciaron hoy una huelga indefinida en demanda de un aumento salarial, paralizando la mitad de la producción mundial del metal.

Se trata del mayor paro de labores que realizan los mineros en Sudáfrica desde la matanza de 2012 en la mina de Marikana, cuando la policía abrió fuego contra huelguistas, matando a unas 44 personas.

Los mineros de las tres principales compañías productores del metal en el mundo, Impala Platinum, Anglo American Platinum y Lonmin, decidieron estallar la huelga después de que los patrones rechazaron una demanda de un aumento del salario mínimo mensual.

Los presidentes ejecutivos de esas tres compañías han dicho que las exigencias laborales son "insostenibles y poco realistas" y advirtieron que la industria no podía permitir más pérdidas en la producción y el empleo.

La Asociación de Sindicatos Mineros y de Construcción (AMCU) tiene hasta 100 mil afiliados en la región productora de platino del país, ubicada a 120 kilómetros al noroeste de Johannesburgo.

La AMCU, cuyo surgimiento hace dos años ha generado conflictos en las relaciones laborales en la industria minera, advirtió que organizará una manifestación en los yacimientos de Rustenburg, noroeste del país.

"Los trabajadores se están reuniendo en diferentes ejes, hemos aumentado el número de alguaciles para asegurar que la huelga transcurra de manera tranquila y que nadie sea intimidado", dijo el coordinador de la AMCU, Evans Ramokga.

El gobierno sudafricano llamó la víspera a las partes involucradas en el conflicto salarial del sector minero a entablar negociaciones pacíficas y constructivas para resolver la disputa y evitar acciones violentas.

Incluso, el gobierno ha ofrecido mediar para encontrar una solución al conflicto, que amenaza con seguir perjudicando a una economía que ya está en problemas.

Las compañías han manifestado su disposición de dialogar con la AMCU para llegar a un acuerdo, pero el sindicato aún no ha respondido.