El arte es ciencia, afirma el artista visual Adrián Regnier Chávez

Para el artista visual Adrián Regnier Chávez, ganador de la beca Jóvenes Creadores 2013-2014 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), por su proyecto "H.u.i.d.a.s", el arte y la ciencia realmente no tienen diferencia.

En entrevista con Notimex, el creador expresó que "la ciencia es arte y el arte es ciencia", afirmación que plasma en su obra, a través de la unión del arte plástico y visual con los temas que trata la física cuántica y la termodinámica.

"Yo veo en la física y en la ciencia una manera de acercarse a un lugar común para todos, a través de obras complejas en cuanto a las implicaciones que tienen con todos los demás", indicó.

Esta visión surgió en el momento en el que se dio cuenta de que los problemas personales, al igual que los átomos, son únicos e irrepetibles, pero a la vez idénticos a los de cualquier otra persona.

Así, sus piezas buscan ser "un conjunto de estudios sobre la realidad", que tienen como constante la reflexión acerca de la conciencia, la existencia, el mundo, la materia y la energía, señaló el artista.

Al hablar de su proceso de creación, explicó que lo que hace es tomar una idea muy compleja y plasmarla con ejemplos muy sencillos como cubos, animales convertidos en otros, explosiones, círculos o cuadrados. "Bien manejados todos los recursos son capaces de ilustrar cualquier idea", afirmó.

Adrián Regnier Chávez comentó que uno de los temas guías de su producción son las nubes, como vapor de agua en la atmósfera, como una forma de trasformación de la materia y como nubes atómicas.

Este tópico también hace referencia a las partes de la historia que más le gustan y que constantemente trabaja: la Guerra Fría, el Proyecto Manhattan y la creación de la bomba atómica.

"H.u.i.d.a.s" da cuenta de esto, al ser un proyecto que busca plasmar los problemas políticos y culturales en una realidad ficticia, en la cual "30 mil bombas atómicas tienen la masa crítica suficiente como para convertir la tierra en una nube de polvo, materia y energía", mencionó.

Este trabajo, cuya idea central es que todos podemos unirnos en una nube, se conforma por seis piezas, teniendo como bandera el video experimental en diversos formatos: live action, animación, animación 3D, video performance, video instalación y algo más experimental.

Una de las piezas es una metáfora sobre la explosión de las bombas atómicas en la tierra, "ahí vinculo la ciencia, la física cuántica, los problemas bélicos y culturales, con los conflictos en mi vida", indicó.

Asimismo, Adrián Regnier Chávez expresó que "el arte tiene un lugar de fuga en mi vida, me sirve para ubicarme en una especie de lugar perdido donde yo pongo mis reglas y mis personajes".

Al hablar sobre su formación, recordó que a los 17 años enfrentó una situación difícil, tras la pérdida de su abuela y su tío, escenario que lo llevo a padecer "estados de fuga", con episodios de estrés, taquicardia, hipocondría, desmayos e incluso amnesia.

Esta época fue muy importante para decidir su vocación artística, pues canalizó estos problemas a través del dibujo; en especial, con una serie de piezas que realizó con una técnica "de dibujo sin ver", poco antes de incursionar en el video.

"Desenfocando la vista sin ver el papel, yo podía acceder a estas visiones, sentimientos, sensaciones, y los plasmaba en dibujos que no veía sino hasta el final de la pieza", explicó el creador.

Añadió que su gusto por la física, las matemáticas, la biología y, en general, las ciencias, surgió desde que era niño, ya que su madre es química. No obstante, el arte también fue un camino constante en su vida, por el que finalmente decidió seguir.

En su trayectoria destacó, además, el programa de intervención social mediante la activación artística en niños y niñas del municipio de Xochitepec, Morelos, que desarrolló junto a la escritora Lucero García Flores, a partir del cual realizó un documental experimental.

El objetivo de este trabajo fue llevar a esta comunidad talleres que beneficiaran a la población, entre los cuales se incluyeron la pintura, la escultura, el performance, la realización de mascaras y todo lo relacionado a la creación de personajes.

"El arte es algo que no puedo separar de todo lo que hago, cuando no estoy creando estoy pensando en crear. Huyo y me pierdo en el video arte para regresar como alguien mejor", apuntó.

Por último, el artista comentó que este 2014 será un año muy activo, ya que además de "H.u.i.d.a.s", de marzo a junio desarrollará el proyecto "Seleste", que trata de hacer música de estrellas.

Gracias a la nominación de Guillermo Santamarina, curador en jefe del Museo de Arte Carrillo Gil (MACG), el artista se hizo acreedor una beca de la Cisneros Fontanals Art Foundation, a través de la cual realizará este trabajo, que posteriormente se expondrá en Miami, Estados Unidos.

Y en noviembre viajará al Festival de Video Arte Internacional en Madrid, España, con su colega Carlos Paz, como parte de la premiación a la que se hicieron acreedores en el Festival "Video Babel", en Perú.