Sufren familias venezolanas "desintegración" por crisis estructural

Las familias venezolanas sufren un creciente proceso de "atomización" y "desintegración" producto de la crisis estructural que vive el país, una de las más severas de su historia, afirmó hoy la psicóloga social Mercedes Pulido.

En el marco del Día Internacional de la Familia, que se celebra cada 15 de mayo, la experta dijo a Notimex que "la crisis producto de la situación política y graves desajustes de la economía" también afecta a la célula fundamental de la sociedad, que "se debilita cada día más".

La ex titular del extinto Ministerio de la Familia explicó que frente al "desencanto e impotencia" que significa esta crisis política, económica y social, miles de venezolanos ya han emigrado al exterior en búsqueda de oportunidades de trabajo.

"Este éxodo ha contribuido al desmembramiento y atomización de la familia venezolana, sobre todo en la llamada clase media, que vio cómo se desmoronó ante sus pies la utopía desarrollista y el crecimiento económico en el que siempre había creído", señaló.

Pulido destacó que en términos generales, la familia venezolana muestra en la actualidad signos de disolución muy significativos que no pueden ser ignorados y que están estrechamente relacionados con el resquebrajamiento de los valores éticos y morales de la sociedad.

"La familia que predomina entre los sectores más pobres de la sociedad venezolana es la centrada en la madre, ya que en más del 25 por ciento de los hogares el padre está ausente, o juega un papel secundario en la organización familiar", sentenció.

La catedrática de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) explicó que la mayor parte de los hogares son regidos por el matriarcado, donde la madre, abuela, tía o hermana mayor lleva las riendas de la casa.

Advirtió que en las últimas décadas el matrimonio dejó de ser la institución fundamental del hogar, para convertirse, en el mejor de los casos, en la forma de mantener relaciones sexuales y de procrear, por lo que estas uniones siempre terminan en fracaso.

"La unión en pareja, que era una forma estable de convivencia, fue reemplazada por uniones sucesivas que dejan a la mujer con hijos de diferentes padres y esta tendencia se acentúa cada vez más, por falta de información sexual", añadió Pulido.

Agregó que en Venezuela el alto índice de desempleo sirve de argumento a aquellas madres solteras que se dedican a medios aparentemente más fáciles, pero más riesgosos, como mendicidad, prostitución y venta de drogas para conseguir el sustento diario.

Pulido recordó que el ingreso mínimo mensual en Venezuela es de dos mil 040 bolívares (324 dólares), monto que a su juicio no cubre las necesidades básicas del hogar, por lo que "muchas madres tienen que 'matar tigres'" (ejercer trabajo extra, en horas libres o nocturnas).

Cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que la tasa de matrimonios durante 2012 fue de 5.5 por cada mil habitantes y la tasa de natalidad fue de 19.88 nacimientos por mil habitantes.

En cuanto a la disolución de la unión conyugal, las estadísticas del INE indican que durante 2011 y 2012 hubo en Venezuela un total de seis mil 372 divorcios de parejas que fueron felices hasta cumplir los cinco años juntos.