Ve maestro queretano nuevo retos ante estudiantes más demandantes

Con casi 39 años de trabajo magisterial, Gaudencio Bravo Sánchez ve generaciones de estudiantes cada vez más exigentes y demandantes, que requieren maestros que afronten nuevos retos.

Formado en internados de la ciudad de Puebla, trabaja desde los años 70 en distintas regiones del estado de Querétaro, donde también es cofundador del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Educación de México (SITEM).

Junto con otros 600 maestros que forman parte de ese nuevo sindicato en el estado, se dice dispuesto a trabajar por la libertad de afiliación del magisterio y hacer que la sociedad vuelva a comprometerse con la formación de los estudiantes.

"Hoy, a los alumnos solamente se les enseña, antes se les formaba, se les daba el ejemplo para ser independientes, para ser puntuales, para ser alguien y los padres se involucraban, hoy sólo los vemos para pedirles cuotas", dice con nostalgia.

Nacido en una familia humilde de la mixteca poblana, se formó en internados desde los 8 años de edad y llegó al estado de Querétaro a trabajar en los años 70, al municipio de San Juan del Río.

"Inicio mis actividades profesionales en la secundaria técnica número 54, hoy es la secundaria número 2 de San Juan del Río, se estaba fundando y había que dedicarle mucho tiempo", recuerda.

Las clases se impartían de lunes a sábado, en turnos matutino y vespertino, siempre motivando la participación de la comunidad con las escuelas y la formación de sus hijos, no para pedirles aportaciones económicas.

Eso hacía, considera, que los padres respetaran a los maestros y que ayudaran voluntariamente al cuidado de las escuelas. Hoy trabaja en el municipio de Colón, donde promueve la participación social en la educación.

Algún tiempo fue uno de los maestros comisionados, que cobran por ejercer otras labores dentro del Sindicato Nacional de Trabajadores a la Educación (SNTE), pero dejó el cargo por integrarse al SITEM.

Recientemente este sindicato recibió la ratificación del Cuarto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito, después de dos años de análisis, con lo que se le reconoce su legalidad y puede afiliar a los maestros.

Aunque apenas tiene unos 26 mil afiliados en el país, afirma que el SITAM pretende romper los vicios que existen en el magisterio, que hoy incorpora de manera automática a los maestros al SNTE.

"Existe la conciencia en varios grupos de maestros de que tenemos que contribuir a cambiar al país y no hay otra vía si no es a través de la educación. Una educación transformada, renovada, reformada", agrega.

Gaudencio Bravo reconoce que el magisterio cambió en los últimos años, pero estos cambios no son necesariamente para bien.

"Mientras que la escuela rural mexicana brilló al combatir el analfabetismo, en pleno siglo 21 tenemos un nuevo elevado índice da analfabetismo y es que no estamos cumpliendo", afirma.

Considera que ese incumplimiento "lacera a todo el país y por eso no pueden permitirse las complicidades en el tema magisterial, porque lo que está en juego es el futuro de México".

Además, dice, los estudiantes son arrastrados por esas inercias y muchos de ellos exigen más sin encontrar respuestas, porque saben que tienen muchas necesidades y que si no las atienden, les estamos negando la oportunidad.

"El sistema educativo nacional está fuera de tiempo, fuera de compromiso, es un sistema educativo que nuestras autoridades reconocen que está fuera de orden. Hay que ir a una reforma educativa integral", añade.