Extorsiones obligan al cierre de unas mil 500 empresas en Honduras

Alrededor de mil 500 empresas cerraron sus operaciones en esta capital, por no aguantar las extorsiones que iban desde 250 dólares hasta 10 mil dólares mensuales.

El presidente de la Cámara de Comercio de Tegucigalpa, Mario Bustillo, dijo que por el cierre de negocios por el llamado "impuesto de guerra", se han perdido alrededor de unos 15 mil empleos por el cierre de las mismas.

Explicó que muchos pequeños negocios han cerrado, por recibir amenazas de muerte en caso de no pagar las extorsiones.

Incluso pagan mensualmente el citado cobro las que tienen ventas de chicles, dulces en las esquinas de las calles de Tegucigalpa, registrándose hasta el asesinato de una vendedora que no pago lo que le exigían.

Mientras en colonias como La Peña, Vega, Kennedy, hasta los propietarios de vivienda tienen que pagar una mensualidad al crimen organizado para poder vivir en sus propias casas.

Los cobradores son generalmente pandilleros, pero se ha denunciado que tienen mandos superiores que tradicionalmente han sido de la cúpula policial, pese a que hace año y medio, varios comisarios de policía fueron suspendidos por ligarlos al crimen organizado, según se ha denunciado en la prensa local.

En colonias de la clase media y alta desde hace unos dos años se han colocado vallas de metal y contratado guardias de seguridad, que sólo permiten el ingreso de sus moradores a dichos lugares.

El cierre de colonias que se ha implementado a través del denominado "Barrio Seguro" se hace con la aprobación de la alcaldía de Tegucigalpa.

Las extorsiones golpean también al transporte urbano, entre ellos los taxistas, donde han sido asesinados unos 80 desde el año pasado hasta el presente por negarse al pago del mismo.