Revela prensa mayor alcance en doble estándar fiscalizador de IRS

Las auditorias focalizadas conducidas del Servicio Interno de Rentas en contra de grupos conservadores de acción política fueron más extensas de lo que inicialmente se había reportado, reveló hoy la prensa.

Además de la oficina del Servicio Interno de Rentas (IRS, por sus siglas en inglés) en Cincinnati, funcionarios asignados a las oficinas de Washington y dos más en California buscaron información de estos grupos relacionada a donadores y otros aspectos de sus operaciones, de acuerdo al diario The Washington Post.

La revelación del rotativo, que cita documentos en su poder, pareció enfilada a amplificar los alcances del escándalo que ha sido repudiado por el presidente Barack Obama y que será objeto de audiencias en el Congreso.

La revelación inicial se centró en las acciones de un grupo de funcionarios del IRS en Cincinnati que aplicaron un mayor escrutinio sobre grupos de corte conservador que buscaban obtener ser declaradas como exenta de impuestos.

Sin embargo, el Post indicó que funcionarios en Washington y las oficinas de El Monte y Laguna Niguel en California incurrieron en acciones similares.

La revelación inicial fue condenada el lunes por Obama, que calificó como "indignante" este proceder contra grupos asociados al movimiento derechista del Partido del Té.

"Si el personal del IRS está implicado en el tipo de prácticas que han sido reportadas y que intencionalmente se enfocó en grupos conservadores, entonces eso es indignante y no tiene cabida", dijo Obama en rueda de prensa.

"No tengo paciencia con esto y no lo toleraré. Y voy a asegurarme que averigüemos exactamente lo que pasó", remató el mandatario.

Empleados del IRS realizaron a organizaciones derechistas una revisión más estricta de lo habitual a sus solicitudes para ser considerados grupos no lucrativos exentos del pago de impuestos.

El incidente registrado en medio del proceso electoral del 2012 detonó críticas inmediatas del liderazgo del Partido Republicano, el cual acusó a la administración Obama de usar al IRS con fines políticos.

El presidente de la Cámara de Representantes John Boehner y el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell, demandaron una investigación amplia de las acciones del IRS.

Boehner calificó el episodio como "uno de los más vergonzosos ejemplos de abuso del poder del gobierno".

Empero funcionarios del IRS insistieron que las auditorias a los grupos de derecha no respondieron a una petición de la Casa Blanca sino a una decisión de empleados de nivel medio de una oficina en Cincinnati.