Requiere UE mecanismos para defenderse de expropiaciones en Argentina

La Unión Europea (UE) requiere crear los mecanismos para aplicar sanciones a Argentina que le permitan exigirle el cumplimiento de laudos o la indemnización a empresas en los casos de expropiaciones, reconocieron hoy aquí especialistas.

En la mesa redonda "Argentina y las inversiones europeas: ¿por qué fallan los mecanismos de protección?", organizado por el Real Instituto Elcano, atribuyeron a problemas políticos internos de Argentina la causa para que ese gobierno no cumpla los laudos que tiene en contra.

El secretario general de la Asociación Europea de Cámaras de Comercio e Industria, Arnaldo Abruzzini, explicó que tardará unos 10 años en poder homologar en una sola directiva los diferentes acuerdos que los 27 países tienen sobre protección de inversiones.

Consideró necesario presionar a los políticos para que avancen las negociaciones entre los países y establecer una lista de prioridades para acelerar el proceso, en el que faltan aspectos básicos como por ejemplo definir lo que es una expropiación y cómo defenderse ante ella.

Recalcó que a diferencia de Estados Unidos, que ante casos de expropiaciones a sus empresas en Argentina, tiene claro el proceso para responder, en la UE los mecanismos que hay "no permiten al día de hoy reacciones similares".

El director del Centro Europeo de Política Económica Internacional, Fredrik Erixon, apuntó que ante los problemas de "países díscolos" como Argentina que no cumple lo acordado en laudos, se necesitan "tener más respuestas firmes y contundentes".

En su exposición, criticó que la expropiación de las acciones mayoritarias de la española Repsol en la argentina YPF "es un fracaso" de un gobierno "que mintió", ya que con esa medida no hizo crecer la producción como había anunciado que lo haría ni ha reducido el déficit energético en el país.

Precisó que desde 2010 el gobierno argentino aplica una política económica "que mezcla el autoengaño" con medidas antiguas como el control de precios ante la elevada inflación, control de importaciones y otras "que son medicinas que empeoran al paciente".

Consideró que el gobierno argentino tiene un problema, ya que las expropiaciones hacen que muchas empresas energéticas que inicialmente dijeron que invertirían en exploraciones para YPF no lo harán porque no se les garantizan las inversiones.

Advirtió que algunas empresas interesadas podrían pedir rendimientos mayores a los que tenía Repsol a fin de asegurar sus inversiones, y descartó que el panorama vaya a cambiar en tanto modifique su política.

El abogado, Miguel Virgos, socio del despacho especializado en comercio e inversiones Uría and Meléndez, consideró que medidas como las de pedir la salida de Argentina del G-20 podría ser una sanción reputacional.

Recalcó que España y la UE deben crear "contramedidas para presionar al incumplidor, de que tiene que cumplir" con sus compromisos, principalmente porque se establecen en los acuerdos sobre protección de inversiones que firma el propio gobierno argentino.

El investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano, Carlos Malamud, descartó que una salida de Argentina del G-20 haga cambiar al gobierno argentino de posición, ya que eso podría ser utilizado "en discurso nacionalista" a su favor, incluso con el apoyo de la oposición.

Expuso que Argentina tiene en este momento 43 demandas por conflictos de inversiones y comerciales, por valor de unos 65 mil millones de dólares, incluido el caso de Repsol, y cinco casos ya se emitieron los laudos y no los cumple.

Subrayó que hay una actitud de no pagar las deudas ni aceptar compromisos, pero además en un país donde hay un rumor sobre que este año se quieren derogar los 54 acuerdos de protección de inversiones que tiene.

"La situación a futuro se puede complicar bastante, la libertad de prensa está amenazada, la situación política va a mal, en octubre se verá en las elecciones parlamentarias de octubre. El panorama es cuestionable", aseveró.