Expondrá Museo Thyssen-Bornemisza obras de Paul Cézanne

Un total de 58 obras, entre óleos y acuarelas del pintor francés Paul Cézanne, de quién mañana se cumplen 175 años de su nacimiento, serán exhibidas a partir el 4 de febrero en el Museo Thyssen-Bornemisza, en Madrid.

Con la muestra "Cézanne", que podrá apreciarse hasta el 18 de mayo próximo, el museo español rendirá homenaje a una de las figuras más importantes de la pintura de la segunda mitad del siglo XIX.

De acuerdo con información difundida por el museo, la exposición estará bajo la curaduría del director artístico del museo, Guillermo Solana, quien buscó explorar la relación entre los dos géneros que frecuentó el pintor: los paisajes y la naturaleza muerta.

Llamado "el padre del arte moderno", Paul Cézanne nació el 19 enero de 1839 en la comunidad francesa Aix-en-Provence, en el seno de una familia encabezada por su padre, un banquero acaudalado, que lo obligó a matricularse en Derecho.

Sin embargo, consciente de que su vocación era la pintura, consiguió en 1862 una beca para estudiar en la Academia Suiza, en París, cita el portal de Internet "biografiasyvidas.com".

A decir de los conocedores de su obra, gracias a sus constantes visitas al Museo del Louvre, Cézanne descubrió las obras de los pintores barrocos Caravaggio (1571-1610) y Diego Velázquez (1599-1660), las cuales marcaron su evolución artística.

Antes de su arribo a París, el pintor francés abordaba temas clásicos y románticos, y tras trabar amistad con el pintor y grabador Armand Guillaumin (1841-1927) y el pintor renacentista Camille Pissarro (1830-1903) dio un giro radical a su estilo.

De acuerdo con el portal del Museo Metropolitano de Arte en Nueva York, en sus obras tempranas se ubican colores oscuros acompañados de pinceladas expresivas, propias de la tradición de Eugène Delacroix (1798-1863).

El arte de Cézanne incluyó aviones de colores y pinceladas que formaron campos complejos, a fin de controlar una expresión directa de las sensaciones del ojo observador con la abstracción de la naturaleza observada, refiere la página web "paul-cezanne.org".

A la par de sus contemporáneos, Cézanne encontró relevancia en la pintura al aire libre, y durante 1872 realizó una colección de paisajes en Louveciennes, al lado de su amigo Pissarro y otros artistas; con ello, dieron la bienvenida al periodo impresionista.

Tras mudarse a Provenza, en el sudeste de Francia, alcanzó la madurez expresiva en su obra, misma que configuró uno de los estilos más representativos del siglo XX: el post-impresionismo y el cubismo, destaca la crítica especializada.

En 1890 comenzó a pintar una serie de cinco imágenes de campesinos provenzales jugando a las cartas. La colección fue ampliamente celebrada, además de ser considerada como una de las mejores composiciones de figuras realizadas por Cézanne.

De esa colección destacan las obras "Los jugadores de cartas", "Campesino" y "Asiento", según el portal "metmuseum.org".

La primera exposición individual del pintor llegó en 1895 gracias a que el galerista Ambroise Vollard (1867-1939) llevó sus obras a París.

A lo largo de la historia, la obra de Paul Cézanne, quien murió el 22 de octubre de 1906, ha sido clasificada en cuatro etapas.

La primera define su etapa romántica (1861-1870); la siguiente (1871-1878) resalta su arte impresionista; la tercera (1878-1887) supera los planteamientos del impresionismo, tratando de acercarse a las sensaciones y sentimientos, y la última (1888-1906) logra el método que ya se había planteado con anterioridad.