Expresa ALTA beneplácito por beneficio fiscal para turbosina

La Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA) aplaudió la decisión de las autoridades mexicanas de eximir del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) al combustible consumido por las compañías aéreas para el transporte de pasajeros y carga.

El director ejecutivo del organismo regional, Eduardo Iglesias, expuso que dicha decisión del gobierno de México reconoce y aprecia la importancia de la industria aérea en el desarrollo económico del país.

"Es nuestra opinión que los gobiernos deben tomar medidas para apoyar a la industria facilitando la competitividad de las compañías aéreas, por ende beneficiando a las economías locales", sostuvo en un comunicado.

Como parte de la reforma hacendaria aprobada el año pasado se determinó gravar con el IEPS la importación y enajenación de combustibles como propano, butano, gasolinas y gas avión, turbosina y otros kerosenos, diesel, combustóleo, carbón mineral, coque de petróleo y coque de carbón, entre otros.

En los últimos días de 2013, el Ejecutivo publicó en el Diario Oficial beneficios fiscales a algunos sectores, entre ellos, a los importadores de turbosina

Para Eduardo Iglesias, los cambios fiscales al sector habrían afectado en gran medida el costo del combustible de aviación en México, con un impacto estimado de 480 millones de pesos al año, lo que reduce aún más la competitividad de las aerolíneas mexicanas.

Dijo que el combustible es el más alto e importante costo operativo para una aerolínea, al representar un promedio de 34 por ciento de los gastos, por lo que cualquier impuesto adicional potencialmente aumentaría los precios de boletos de avión, reduciría rutas y sería, en general, en detrimento de la industria y de los consumidores.