Insta Cepal a encontrar nueva forma de financiar el desarrollo

La secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, instó hoy a un grupo de expertos a encontrar nuevas formas de financiamiento para el desarrollo sostenible en la región.

A intervenir en la inauguración en la sede de Cepal, en Santiago de Chile, de una reunión de expertos sobre financiamiento para el desarrollo, los llamó a "llevar adelante propuestas innovadoras para ver si puede darse un cambio de rumbo, al menos en el debate".

"Y poder realmente ver cuáles son esos espacios para encontrar nuevas fuentes de financiamiento, nuevas formas, instrumentos y nuevos actores" para impulsar el financiamiento de un desarrollo sostenible", indicó.

"El tránsito al desarrollo sostenible va a costar, no es gratuito. No es verdad que las ganancias se van a mostrar inmediatamente", advirtió.

Bárcena subrayó que "en un principio habrá necesidad de invertir", al inaugurar la reunión regional del Comité de Expertos sobre Financiamiento para el Desarrollo Sostenible, que funciona en el marco de la Asamblea General de la ONU.

Bárcena apuntó que la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, del 18 al 22 de marzo de 2002, en Monterrey (México), fue un hito en el tema del financiamiento para el desarrollo sostenible.

La cita agregó, planteó desafíos tales como "los montos de financiación, así como la eficacia de la ayuda al desarrollo, o si estaba ayudando a no a los países en desarrollo a combatir la pobreza, y de llevarlos a un mayor desarrollo".

El llamado Consenso de Monterrey, dijo, "fue uno de los grandes hitos de la historia de la comunidad internacional, donde se fijaron metas muy precisas, la búsqueda de mecanismos innovadores de financiamiento, entre otros el financiamiento privado".

América Latina y el Caribe dispone, agregó, "de una red de bancos regionales y subregionales de desarrollo más importante de todo el mundo" lo que significa que "tiene capacidades distintas" para contribuir al debate y no sólo ser receptor de resoluciones.

Es decir, concluyó, "tiene una arquitectura institucional, regional y subregional, que está ahí y puede ser utilizada, pero además, dispone del Fondo Latinoamericano de Reservas, el FLAR".