Piden resolver de manera pacífica conflictos en comunidades de Chiapas

El obispo Felipe Arizmendi Esquivel expresó su preocupación por recientes conflictos comunitarios en varios municipios de la entidad y pidió a los grupos confrontados resolver las diferencias de manera pacífica.

En entrevista, el prelado recordó que "en Venustiano Carranza hubo dos asesinados, varias casas quemadas y algunas familias desplazadas por divisiones internas en una de las organizaciones sociales".

También refirió que en la comunicad de Petalcingo, del municipio de Tila, ubicado al norte del estado, también hubo hechos lamentables por inconformidades poselectorales y por la posesión de predios.

En días pasados, agregó, en Kotolté, del municipio indígena de Tenejapa, se registró una confrontación violenta y un muerto porque algunos transportistas quisieron eliminar topes en la carretera, lo que se complicó con problemas en la dotación de agua entre pueblos vecinos.

En la comunidad de Puebla, municipio de Chenalhó, hay tensiones porque la asamblea ejidal decidió quitarle a la ermita católica una buena parte de terreno, continuó.

El religioso exhortó a las comunidades a resolver sus conflictos den manera pacífica, a dialogar con respeto, sin dejarse vencer por el odio y el abuso de poder.

"La ambición de poseer más tierras, despojando a los pobres de lo poquito que tienen, es raíz de muchas injusticias, que se cometen por pobres contra pobres", sostuvo.

También pidió a las autoridades civiles detectar a tiempo esos problemas y tratar de resolverlos en mesas de diálogo, pero "si cada quien no desarma su corazón, si no sabemos escucharnos, respetarnos y dialogar pacíficamente, es más difícil que la autoridad resuelva esas situaciones".

"Hemos de educar a nuestros fieles con el evangelio del amor, de la verdad y de la paz. Y que en las familias los hijos aprendan el valor del respeto, sin caer en la violencia intrafamiliar; sólo así se formarán ciudadanos constructores de paz y de reconciliación", dijo.