Contrato con AICM, vigente y surtiendo efectos legales: Fumisa

Inmobiliaria Fumisa (Fumisa) aseguró que el contrato que mantiene con el Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México (AICM) está vigente, por lo que un eventual desalojo o impedimento para que los locatarios que prestan servicios comerciales en la Terminal 1 es ilegal.

De acuerdo con un comunicado de la empresa, el vencimiento de dicho convenio está sujeto a que Fumisa reciba el retorno de su inversión a la tasa de rendimiento que acordó con el AICM, la cual no ha sido alcanzada.

Asimismo, señala, depende de la resolución final de las controversias legales que existen pendientes de resolver entre Fumisa y el AICM por la autoridad judicial.

De acuerdo con Fumisa, el AICM ha difundido que comenzará a explotar diversas áreas comerciales de la Terminal 1 a partir de 2014 y que los locatarios que prestan servicios comerciales podrían ser desalojados.

Refiere que desde el 15 de abril de 2013, la empresa y los subarrendatarios cuentan con una orden judicial denominada "interdicto de retener la posesión" dictada por el Juzgado Vigésimo Noveno de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, bajo el expediente 304/2013.

En ese documento, señala, se reconoce el derecho de Fumisa y de todos sus subarrendatarios a seguir ejerciendo sus derechos en los espacios del AICM cubiertos por el contrato y para que estos derechos no sean violentados de forma alguna.

"Dicho interdicto tiene plena vigencia y ordena que hasta que exista una resolución final sobre los diferendos interpuestos entre las partes ante las autoridades judiciales, nadie podrá interferir, ni en la posesión que actualmente detenta Fumisa, ni en la relación jurídica que mantiene esta empresa con sus subarrendatarios", precisa.

Enfatiza que pese a que el AICM se ha inconformado con la orden interdictal y apeló el 14 de mayo de 2013, ese recurso fue desechado por la Décima Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, en tanto que no existe ningún otro medio de impugnación en su contra.

Asimismo, Fumisa inició un juicio solicitando a la autoridad judicial determine la compensación que el AICM debe pagar a Fumisa conforme a lo establecido por el contrato firmado entre ambas partes.

Según dicho contrato, expone el reporte, Fumisa debe recibir la recuperación de las inversiones que realizó desde 1991 en el AICM a la tasa de retorno pactada, ya sea mediante pago del AICM o, como lo ha venido realizando hasta ahora, mediante la explotación de ciertas áreas comerciales en la Terminal 1 del aeropuerto capitalino.

"En virtud de que el AICM ha impedido el acceso al aeropuerto a subarrendatarios que han celebrado contratos con Fumisa, algunos subarrendatarios han decidido denunciar ya la violación a su derecho de operar pese a que tienen un contrato firmado y el interdicto", añade el comunicado.