Se aprestan venezolanos para despedir un agitado 2013

Con fiestas en lugares públicos o celebrando con sus familias, los venezolanos se aprestan a despedir un año 2013 que será recordado por la muerte del presidente Hugo Chávez, así como dos polarizadas elecciones y problemas económicos.

Chávez venía de ganar una nueva reelección en los comicios del 7 de octubre de 2012 ante el líder opositor Henrique Capriles, pero poco después desapareció de la escena pública y fue a Cuba para hacerse una revisión médica.

Esto desató una ola de rumores sobre una posible recaída del mandatario del cáncer que le fue detectado originalmente en 2011, algo que finalmente confirmó el propio Chávez en un discurso el 8 de diciembre de 2012.

La enfermedad del líder de la revolución bolivariana causó que se dejara de celebrar el año nuevo con eventos públicos, pese a que se desconocía a ciencia cierta sobre la gravedad del cáncer que le fue descubierto originalmente en 2011.

Tras la muerte del líder socialista el 5 de marzo pasado, el Consejo Nacional Electoral (CNE) convocó a elecciones el 14 de abril entre el opositor Capriles y el vicepresidente Nicolás Maduro, quien había sido designado por Chávez como su sucesor.

Maduro finalmente se impuso por menos del 2.0 por ciento de votos, por lo que Capriles se negó a reconocer los resultados alegando "irregularidades" en el proceso, lo que eventualmente desató protestas que se saldaron con 11 muertos.

Superadas estas dificultades, Maduro tuvo que enfrentar un difícil panorama con una economía en proceso de desaceleración y una inflación en alza, que terminaría el año superando el 50 por ciento interanual.

El nuevo presidente decidió hacer frente a esta "guerra económica" con inspecciones masivas a los comercios, que finalmente fueron obligados a vender su mercancía a precios de descuento, lo que a su vez desató una fiebre consumista entre la población.

"La decisión de obligar a los comerciantes a vender sus mercancías con rebajas seguramente le rindió frutos, pero eso fue pan para hoy y hambre para mañana", resumió el economista Francisco Faraco.

En efecto, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) logró alzarse con la mayor parte del voto y las alcaldías en las elecciones municipales celebradas en diciembre, pero ya era visible que los problemas de escasez se habían agravado en los comercios.

Sin embargo, desde el oficialismo el politólogo Alfredo Mourad destacó que Maduro logró sobrellevar un año difícil gracias a su propia impronta personal, lo que le permitió el triunfo en las elecciones municipales.

"Maduro al principio de su gobierno basaba su legitimidad en el hecho de haber sido designado heredero político por Hugo Chávez, pero estos meses logró darle su propia impronta al gobierno y ha tenido éxito", indicó Mourad.

El analista reconoció, sin embargo, que el mandatario tendrá la presión de cumplir su promesa de mantener los precios, por lo que "su capacidad de cumplir su palabra y mantener los precios bajos es algo que en gran medida determinará el futuro de Maduro".