Recuerdan a Maurice Chevalier con una subasta, a 42 años de su muerte

El aclamado cantante y actor francés Maurice Chevalier, recordado por su participación en filmes musicales como "Gigi", "Can Can" y "1-2-3-4 ou Les Collants noirs", y acreedor a un Oscar especial en 1958, fue recordado a 42 años de su fallecimiento, con una subasta de sus objetos personales.

La reciente subasta que tuvo lugar en su país natal, superó las expectativas de la audiencia como un homenaje al intérprete reconocido por ser uno de los pocos artistas franceses que cuentan con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.

Dentro de la venta de objetos personales y contenido de la casa del cantante y actor francés fallecido en 1972, se encontraban un valioso reloj, un pasaporte, sombreros y ropa interior de Chevalier.

El objeto más destacado fue un reloj de pulsera suizo de la marca Patek Philippe & Co. del año 1950, que fue adjudicado por 25,157 euros, mientras que su último coche, un Mercedes Benz serie 250 S de 1967 alcanzó los 13,723 euros.

Como hecho anecdótico, una maquina eléctrica con su brocha de afeitar alcanzó más de mil euros; su bata 700 euros, y su ropa interior 90 euros la unidad, asimismo, los famosos sombreros fabricados a la medida del actor, también fueron rápidamente adjudicados, uno de ellos por 5,146 euros.

Maurice Edouard Saint-Léon Chevalier, su nombre completo, nació el 12 de septiembre de 1888 en el distrito Ménilmontant de París. A los 12 años inició su carrera cantando en cafés.

Cuatro años más tarde ya era una estrella de los musicales y para los 21 años figuraba como el primer intérprete del Folies-Bergére parisino.

Destacado en filmes como "El teniente seductor", "El desfile del amor", "Un ahora contigo", "Ámame esa noche" y "La viuda alegre", Chevalier es reconocido en todo el mundo como una de las más grandes figuras del espectáculo.

Sus primeros trabajos en el medio los realizó para el cine mudo antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, y cuando finalizó el conflicto empezó a representar el papel de boluevardier.

Posteriormente, regresó a la opereta y a los musicales de París y Londres. En Hollywood protagonizó inolvidables largometrajes de Ernest Lubistch como "El desfile del amor" (1929) y "La viuda alegre" (1934).

Asimismo, actuó en "Gonzague" (1922), "Par habitude" (1923), "Inocents of Paris" (1929), "The big pond" (1930), "The smiling Lieutenant" (1931), "Love tonight" (1932), "A bed time history" (1933), "Avec le sourire" (1936) "Break the news" (1939).

A finales de los años 40 visitó por primera vez Estados Unidos y Canadá con sus espectáculos, época en la que también escribió el libro de autobiografías "El hombre del canotier" (1946).

En esos años llegó a convertirse en uno de los actores más carismáticos del Music Hall y con esa imagen fue capaz de cautivar al público de Estados Unidos.

Esos fueron sus años dorados, ya que el estallido de la Segunda Guerra Mundial le supuso un cambio radical. Inculpado de ser simpatizante de los nazis, comenzó su declive.

Pero regresó a su país natal, donde montó algunos espectáculos en solitario. En la década de los años 50 de nuevo empezó a trabajar en la gran pantalla bajo la dirección de René Clair.

A esta época pertenecen películas como "Ariane", "El silencio es oro" (1947), "Le roi" (1949), "Ma pomme" (1950), "Schlagerparade" (1953), "Cento Anni d"amore" (1954), "J"avais sept files" (1955) y "Gigi" (1958).

Luego de que en 1958 recibió un Oscar especial por su trayectoria, en la década de los años 60 realizó "Can-can" (1960), "Con amor" (1960), "Fanny" (1961), "Jessica" (1962), "A new kind of love" (1963), "I"d rather be rich" (1964) y "Monkeys, go home" (1967).

Maurice Chevalier, quien en 1968 se presentó por última vez en París, pero todavía trabajó en "Me acuerdo bien" (1970) y "Mi París" (1972), falleció el 1 de enero de 1972 en su natal Francia.

Asimismo, Chevalier fue recordado durante los festejos por el 70 aniversario del Tropicana, el cabaret más famoso de Cuba, en una fiesta que mezcló rumba, salsa y toda clase de ritmos latinos con un desfile de coristas, plumas, sensualidad y algunas de las grandes estrellas de la música de las últimas décadas.

En 2010 se puso en escena la obra "Dietrich y Chevalier: El musical", basado en su vida y obra. El espectáculo dirigido por Pamela Hall narraba la historia real de la complicada relación de amistad entre Marlene Dietrich y Chevalier, en la época de la Segunda Guerra Mundial.

"Dietrich y Chevalier: El musical", de Jerry Mayer, fue presentado a las afueras de Broadway en una temporada que comenzó el 5 de junio y concluyó el 11 de diciembre con las actuaciones de Robert Cuccioli, Stevens Jodi y Corren Donald.