Cumple TLCAN 20 años en medio de éxitos, retos e insuficiencias

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) cumple 20 años en medio de logros en su misión de potenciar comercio, inversión y empleos, aunque subsisten insuficiencias y desafíos en próximas etapas, advirtieron expertos.

El comercio entre México, Estados Unidos y Canadá experimentó un aumento del 350 por ciento en los primeros 20 años y ayudó a consolidar a la región de Norteamérica como una de las más competitivas.

"Norteamérica emerge como la región potencialmente más competitiva del mundo por las razones que hicieron posible el TLCAN", señaló el embajador de México en Washington, Eduardo Medina Mora, en un foro de análisis organizado por la Universidad Americana de Washington.

"Hubo avances fundamentales con insuficiencias, en especial en infraestructura fronteriza y en la capacidad para el procesamiento de mercancías y el tránsito de personas", sostuvo.

En 1993 apenas 1.0 por ciento del comercio bilateral México-Estados Unidos se movía por ferrocarril. Actualmente la proporción es del 17 por ciento.

El director del Banco Norteamericano de Desarrollo (Nadbank), Gerónimo Gutiérrez, señaló que se requiere una inversión de alrededor de mil millones de dólares anuales durante una década para modernizar la infraestructura fronteriza.

El Nadbank tiene en la actualidad una cartera de préstamos por mil 200 millones de dólares.

"El TLCAN ha sido exitoso en términos de sus objetivos originales, pero claramente insuficiente en relación con el punto donde queremos estar en términos de desarrollo y bienestar social", indicó Gutiérrez.

La secretaria de Estado Adjunta de Estados Unidos para el Hemisferio Occidental, Roberta Jacobson, destacó la importancia de que los partidarios de la integración se muevan en la dirección de edificar la "coalición política" que haga las cosas posible.

Como ejemplo colocó la necesidad de que legisladores de Estados Unidos aprecien la importancia de un fondo de inversión de Norteamérica, pero hizo notar por ejemplo que en los comités de gasto del Congreso casi no hay legisladores de estados fronterizos con México.

Jacobson cuestionó la idea de un "pasaporte norteamericano" planteada por el experto de la Universidad Americana, Robert Pastor, pues aseguró que daría municiones a quienes creen que la integración tendría el efecto de "subvertir la identidad nacional" de Estados Unidos.

El viceministro adjunto de Comercio de Canadá, William Crosbie, destacó la oportunidad de que los partidarios de una mayor integración se concentren en temas como la competitividad económica.

Con motivo del 20 aniversario de entrada en vigencia del acuerdo comercial, algunos de los principales centros de investigación de Washington celebraron foros de análisis y discusión, en su mayoría con expresiones favorables sobre el impacto del convenio.

Para la exrepresentante comercial de la Casa Blanca, Charlene Barshefsky, el TLCAN debe ser actualizado para evitar que se erosionen sus beneficios entre los tres socios originales.

"Creo que es poco inteligente e innecesario reabrir el TLCAN de manera formal (...), pero creo que hay cuatro rutas para mejorarlo a partir del éxito del acuerdo", dijo en un foro patrocinado por el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS).

Barshefsky destacó la importancia de adoptar soluciones concretas a "irritantes" de la relación comercial, como la protección de la propiedad intelectual y el movimiento de personas y actualizar las áreas que sólo requieran nuevas regulaciones y no nuevas leyes.

Asimismo, propuso usar a la Alianza Transpacífica (TPP), que se encuentra en sus etapas finales de negociación, como plataforma para una mayor liberalización en temas como servicios.

Para otra exrepresentante comercial de la Casa Blanca, Carla Hills, la siguiente etapa de la integración regional debe permitir que México y Canadá se sumen a las negociaciones del acuerdo trasatlántico de comercio e inversión de Estados Unidos con la Unión Europea.

Hills mencionó que la inclusión de México ayudaría a facilitar el programa de reformas del presidente Enrique Peña Nieto.

"Apoyamos con firmeza lo que México está intentando hacer en economía en la región no sólo en las áreas de energía o telecomunicaciones, sino en la ampliación de la participación política", dijo en el foro.

Para el sector privado estadunidense, el TLCAN es un "exitoso modelo económico" y el más benéfico para Estados Unidos después de la Ronda Uruguay, pero reconoció que enfrenta retos que deben ser superados para eliminar algunos cuellos de botella.

"Las fronteras de Estados Unidos con Canadá y México se han ensanchado considerablemente conforme nuevas medidas de seguridad fueron implementadas a la luz de los ataques del 11 de septiembre de 2011", indicó el análisis de la Cámara estadunidense de Comercio (USCC).

"Aunque la seguridad reforzada es necesaria, algunas medidas han sido perjudiciales de tal manera que han elevado el costo de hacer negocios con dos de nuestros socios comerciales más cercanos, nuestros más grandes socios comerciales", acotó.

La USCC destacó que aunque se han dado pasos en la dirección correcta -como los foros de cooperación regulatoria Estados Unidos-Canadá, y el plan de acción para la frontera del siglo XXI con México- Estados Unidos debe profundizar más su cooperación extra comercial con sus dos socios.

Los presidentes de México, Enrique Peña Nieto, y de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Canadá, Stephen Harper, tendrán oportunidad de hablar sobre la "visión estratégica" para Norteamérica en la Cumbre de líderes a celebrarse en México en febrero entrante.

"De lo que ahora se trata es de construir esta visión de gobiernos para que, a través de políticas públicas enfocadas en bajar los costos de transacción y aumentar la competitividad de la región, podamos aprovechar mucho más el potencial que todavía tenemos", dijo Medina Mora.