Fracasan negociaciones para resolver conflicto en Irlanda del Norte

Las negociaciones entre líderes católicos y protestantes, para resolver los conflictos que aún prevalecen en Irlanda del Norte, concluyeron hoy sin que se ponga fin a las añejas divergencias como el paso de los tradicionales desfiles en Belfast.

El mediador de las pláticas, el estadunidense Richard Haass, confirmó este martes que después de más de 18 horas, las conversaciones se dieron por terminadas esta madrugada alrededor de las 05:00 GMT sin que hubiera coincidencias en los temas pendientes.

Líderes de los cinco mayores partidos de Irlanda del Norte comenzaron la víspera una serie de encuentros para lograr un acuerdo destinado a sanjar los conflictos que siguen desatando enfrentamientos entre católicos y protestates norirlandeses.

Entre éstos, figuran qué bandera debe ondear en los edificios públicos, si la británica o la norirlandesa, y las zonas por donde pasan los tradicionales desfiles protestantes de Belfast, legado del conflicto que causó más de tres mil muertos.

"Hubiera sido bonito salir y decir que las cinco partes han firmado el texto, pero no ha ocurrido", dijo Haass, presidente del Consejo sobre Relaciones Internacionales de Estados Unidos y exasesor del expresidente George W. Bush sobre Irlanda del Norte.

En declaraciones a la prensa, Haass dijo que no había logrado obtener un consenso final respecto a las propuestas sobre las diferencias de las banderas, los desfiles en disputa, antes de su fecha límite, que era este fin de año, según un reporte de la cadena británica BBC.

El diplomático estadunidense dijo que aunque no se logró un acuerdo final, hay "progresos significativos", que serán sin duda la "base para el cambio" y un paso importante luego de seis meses de negociaciones.

Explicó que un grupo de trabajo formado por representantes de los cinco partidos se reunirá para tratar de encontrar otra manera de construir el "progreso significativo" que se había logrado e impulsar el pacto definitivo, aunque no especificó la fecha de las nuevas pláticas.

Haass, quien fue comisionado por el primer ministro unionista Peter Robinson y el viceprimer ministro Martin McGuinness del Sinn Fein, para presidir el proceso de paz, dijo que creía que existía una posibilidad de que las partes apoyará en el futuro el acuerdo.

El mediador estadunidense destacó que ha recibido más de 600 propuestas de "individuos y grupos" para resolver los asuntos que siguen generando actos de violencia, por ejemplo, los registrados a principios de este año.

Cientos de policías resultaron heridos al frenar un enfrentamiento entre jóvenes protestantes y católicos por el retiro parcial de la bandera británica del Ayuntamiento de Belfast, que conforme a una nueva ley sólo ondea en ciertos días.

El presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, dijo por su parte que aunque no se logró llegar a un pacto completo, las propuestas presentadas por Haass representaban una "solución de compromiso" y sirvieron de base para un acuerdo en el futuro.