Jugará EU el décimo mundial de su ascendente historia

En un país donde el basquetbol, beisbol, futbol americano y hockey sobre hielo son deportes nacionales, la selección de futbol de Estados Unidos tratará de plasmar en la Copa del Mundo Brasil 2014, la décima de su historia, su gran ascenso marcado en los últimos 20 años.

Los registros marcan el 28 de noviembre de 1885, día que la selección estadounidense disputó su primer encuentro que fue ante el combinado de Canadá, pero no es reconocido internacionalmente; se toma la victoria 3-2 ante Suecia, del 20 de agosto de 1916 en Estocolmo, como el oficial.

Participó en los Juegos Olímpicos París 1924 y Ámsterdam 1928, en la primera Copa de Mundial Uruguay 1930 -donde logró el tercer sitio- y en la segunda, la de Italia 1934, y esto exhibe los esfuerzos por el desarrollo de este deporte en el país norteamericano.

Después de asistir a Brasil 1950 tuvo una serie de fracasos hasta reaparecer en Italia 1990. Durante ese periodo realizaron directivos, empresarios y gobernantes varias acciones por posicionar el balompié entre su población.

Unos de los hitos fue la creación de la North American Soccer League y en ella la fundación del club New York Cosmos, donde sus dueños contrataron en el ocaso de sus carrereas futbolísticas a estrellas como los brasileños Pelé y Carlos Alberto, el holandés Johan Neeskens, el alemán Franz Beckenbauer y el italiano Giorgio Chinaglia.

Con la finalidad de hacer más atractivo este deporte, San Diego Soccer también participó en la contratación de jugadores latinos, como Hugo Sánchez Márquez, antes de ir al Atlético de Madrid, y Leonardo Cuéllar, después de la Copa del Mundo Argentina 1978.

La Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) también hizo su aporte otorgándole la organización de la justa del orbe de 1994, el 4 de julio de 1988, una decisión por el potencial económico de mercado aunado con el desarrollo de este deporte.

El 17 de diciembre de 1993 fue creada la Major League Soccer (MLS) en cumplimiento al compromiso con la FIFA de organizar el balompié en forma profesional, factor que mantiene el desarrollo de forma más estructurado.

Después de Italia 1990, fue la selección de Estados Unidos anfitrión en 1994 para continuar su asistencia en Francia 1998 y Corea del Sur-Japón 2002, en la cual tuvo una de sus mejores actuaciones, pues llegó a cuartos de final para un octavo puesto en la clasificación.

Continuó su andar mundialista en Alemania 2006, eliminado en primera ronda, y Sudáfrica 2010, en octavos de final, y ahora se alista para asistir a la de Brasil 2014, donde puede lograr su consolidación como proyecto de gran desarrollo en su décimo mundial.

En el área de la Concacaf fue campeón por primera vez en la Copa Oro en 1991, para repetir en 2002, 2005, 2007 y 2013, trofeo en la vitrina para plasmar los avances.

Es en la Copa FIFA Confederaciones donde más pinceladas de victoria ha rubricado, con dos terceros lugares obtenidos en Arabia Saudita 1992 y México 1999, y un subcampeonato en Sudáfrica 2009, donde maravilló el mundo futbolístico.