Transformará Ley de Medios mercado audiovisual argentino en 2014

El mercado audiovisual de Argentina se transformará por completo en 2014, una vez que el Grupo Clarín divida sus empresas y deje de ser así el emporio de mayor concentración de medios del país sudamericano.

Clarín tuvo que ceder y presentar una propuesta de readecuación de sus múltiples licencias y negocios, luego de que en octubre pasado la Corte Suprema declarara la constitucionalidad de la llamada Ley de Medios, que impugnó durante cuatro años.

Pese a que protestó por el fallo, Clarín terminó cediendo y propuso ante las autoridades competentes la división del Grupo en seis empresas, con lo que perderá la hegemonía que comenzó a construir durante la última dictadura militar (1976-1983).

El multimedios explicó que en una primera empresa, incluirá tres canales de aires y uno de cable, seis de radio y 24 señales locales de televisión por cable en el interior del país.

Otra nueva firma manejará Cablevisión, que es el mayor proveedor de televisión por cable, y Fibertel, que otorga servicio de internet, más 24 licencias de televisión por cable, incluida una en Buenos Aires.

La tercera empresa tendrá 20 licencias de televisión por cable, la cuarta incluirá ocho canales de televisión por cable de producción propia, la quinta controlará licencias de radio FM en cuatro ciudades y la sexta dos canales de televisión en la provincia.

La propuesta de Clarín evidenció la concentración de medios que todavía maneja y que tanto negó durante los cuatro años en los que impugnó judicialmente la Ley de Medios, al considerarla inconstitucional.

Con las reformas en su estructura empresarial, Clarín dejará de controlar el 41.8 por ciento de las licencias de radio, el 78 por ciento de la televisión abierta y el 59 por ciento del cable que todavía maneja.

El multimedios también supera las 10 licencias de canales de aire y las 24 de cable que permite la nueva legislación, ya que todavía opera 25 y 237, en forma respectiva, por lo que ahora deberá desprenderse de cientos de ellas.

Con estos cambios, podrán ingresar nuevos actores al mercado audiovisual de Argentina, pero ninguno de ellos podrá concentrar más del 35 por ciento de licencias de radio y televisión, lo que permitirá, en teoría, una mayor pluralidad de voces.