Santiago González, el mejor tenista mexicano a nivel internacional

Con resultados que lo consolidaron entre los mejores del orbe, Santiago González, el mejor tenista mexicano a nivel internacional, refrendó su nivel esta temporada para demostrar que en dobles todavía le quedan años y juego.

Victorias y derrotas que le supusieron experiencia en los torneos más importantes del mundo, "Santi" ha podido tomar confianza y demostrar que es un tenista que le puede hacer entrar en su juego a cualquier oponente que se le ponga enfrente, sea chico o sea grande.

Para el veracruzano la temporada comenzó ocupando el sitio 34 de la ATP con su compañero y pareja constante en los últimos dos años, Scott Lipsky, llegó el abierto de Australia, donde en 2012 había supuesto una gran sorpresa al alcanzar los cuartos de final.

Sin embargo, este año no tuvo la misma suerte ya que fue eliminado en primera ronda, lo que lo alejó más en el ranking al perder puntos importante, cayó hasta el sitio 40.

Los siguientes torneos no ofrecieron mucha suerte, en Acapulco, México, se quedó de nuevo en primera ronda tras perder con los italianos Simone Bolelli y Fabio Fognini 7-5 y 6-4.

El cambio de superficie a arcilla no le había sentado bien ya que venía de jugar dos torneos importante en cemento, el ATP 250 de San José, California, y el ATP 500 de Memphis, Tennessee, donde había alcanzado los cuartos de final en ambos junto a Scott Lipsky.

Después del Abierto Mexicano de Tenis llegó una oportunidad de retomar sus hazañas en Indian Wells, ahí González y Lipsky lograron llegar hasta semifinales, en las que tuvieron que enfrentar a la pareja número uno del mundo, la de los hermanos Bob y Mike Bryan, cayendo en cerrado tiebreak 11-9, tras un 4-6 y empatar 6-4.

La gira siguió para la raqueta mexicana con el Masters de Miami, donde hizo mancuerna con Juan Sebastian Cabal, de Colombia, sin embargo no hubo buena química y fueron despedidos en primera ronda por el español Nicolás Almagro y el austriaco Oliver Marach 6-3 y 6-4.

Tras esto terminó la temporada de cemento para enfocarse en la de arcilla, con el ATP 250 de Houston, Texas, donde quedó en primera ronda.

En Bucarest 250, Rumania, quedó en semifinales ante el checo Lukas Dlouhy y el austriaco Oliver Marach, pero vendría el ATP 220 en Oeiras, Portugal, donde conquistaría con Scott el primer título de la temporada, al vencer al pakistaní Aisam-Ui-Haq Qureshi y al holandés Jean-Julien Rojer 6-3 3-6 y 10-7.

Los resultado se mantenían sobre tierra batida cuando alcanzaron semifinales en el Masters de Roma, pasando en cuartos de final sobre los españoles Marcel Granollers y Marc Lopez, cuarto y tercero del ranking, y cerrarían en Roland Garros despidiéndose en primera ronda.

Con esto daban paso a la superficie de pasto, sobre la cual también tuvieron resultados interesantes, abrieron con el Challenger de Nottingham, en Inglaterra, donde alcanzaron los cuartos, se llevaron el ATP 250 de Halle en Alemania, segundo título del año para la pareja de Santiago y Scott.

En junio, Wimbledon no fue lo que esperaron, superaron la primera ronda pero no pudieron pasar de la segunda tras perder con los canadienses Jesse Levine y Vasek Pospisil 6-4, 6-7(3/7), 4-6, 6-3, 3-6.

Entonces regresaban al cemento en el ATP 500 de Washington, donde consiguieron estar en cuartos de final, y para el Masters de Cincinnati se quedaron en la antesala de la final al caer nuevamente con los número uno del ranking, los hermanos Bryan por 6-4, 6-7(6), 6-10.

La temporada de Grand Slam cerró con la primera ronda del US Open para González y Lipsky, y el año terminó con semifinales en el ATP 250 de Estocolmo, Suecia, y cuartos de final en el ATP 500 de Valencia y el Masters 1000 de París, con lo que regresaron al sitio 33 del ranking mundial.

De esta manera Santiago se ha encargado de ser un referente en dobles, aunque desafortunadamente se topa con la realidad de encontrar una pareja nacional que pueda estar a su nivel con lo que queda cortado participar en competencias olímpicas, al no lograr alcanzar el corte necesario por el ranking general con otro mexicano.

Esto ya le sucedió en Londres 2012, y aunque para el veracruzano de 30 años todavía le quedan buenos años de competencias por delante, su mente se enfoca en poder sobresalir en el ranking con una pareja que ha encontrado una buena mancuerna para ofrecer un juego efectivo como es Scott Lipsky.