Ofreció Casa Lamm nutrida actividad plástica en 2013

En 2013, el Centro de Cultura Casa Lamm albergó a más de una docena de propuestas plásticas y estéticas de igual número de artistas y celebró su 20 aniversario con una exposición colectiva, en la que reunió a destacados artistas como Abelardo López, Alberto Gironella, Amador Montes y Demián Flores, entre otros.

A través de un comunicado, el espacio cultural informó que en los muros de sus galerías se pudieron observar poco más de 300 piezas realizadas por diferentes creadores nacionales y extranjeros.

Sus actividades plásticas iniciaron con la muestra "Grados Kelvin. Espectros de Color", de Eduardo Dayan Harari, que presentó la sucesión de colores encontrados en la abstracción de lo cotidiano.

Luego fue inaugurada la exhibición "Cantes de Siembra", de la artista plástica Virginia Chévez, quien confirmó su estrecha relación con el Haikú, pues siempre está buscando lo espiritual y lo sublime.

En ese sentido, la crítica de arte Germaine Gómez Haro expuso que Chévez hace gala de una pincelada osada e irreverente, logrando el justo equilibrio entre las zonas pastosas y las sutiles transparencias, creando atmósferas preñadas de misticismo.

Unos días después de haber sido clausurada la muestra anterior, tocó el turno de la exposición "Asfalto y otras cosas", creación de la artista de la lente Gigi Misrahi, quien convirtió lo cotidiano en poesía y lo singular en una obra de arte.

Inspirada en el poema "Pensamiento de Nezahualcóyotl", la artista de la lente Daniela Castillejos dio vida a la muestra "Un momento en la tierra", primera individual en su trayectoria.

En ella se apreció su gusto por los árboles y paisajes, vistos desde una perspectiva basada en tomas amplias y detalladas, junto con una apuesta por el rescate de soportes análogos y su integración a las plataformas digitales.

El artista Javier Cruz abordó conceptos como libertad, destino, vida y realidad en su muestra "La vida es sueño", basada en la obra homónima de Calderón de la Barca.

A decir del artista, su intención nunca ha sido ilustrar una obra literaria determinada. "Lo que realmente me interesó de la obra de Calderón de la Barca, "La vida es sueño", es su carácter filosófico y cómo en ella su autor reflexiona sobre la libertad, el destino, la fugacidad de la vida y la imprecisa distancia que media entre el sueño, la vida y la refractaria realidad", apuntó.

Entre las muchas muestras que se montaron al interior de Casa Lamm, hubo algunas con fines altruistas, como la titulada "Don Felipe González, Colección de Joyas".

Al frente de ésta estuvo el sacerdote jesuita Sergio Cobo González, miembro de Fomento Cultural y Educativo, Asociación Civil, quien luego de explicar que en esta organización colaboran indígenas, hombres, mujeres, profesionistas y sacerdotes jesuitas, aseguró que su misión es acompañar a comunidades indígenas en su esfuerzo por lograr una vida digna, a través de procesos de autogestión, educación y desarrollo comunitario.

"Promovemos iniciativas comunitarias desde la realidad sociocultural de estos pueblos, para colaborar en la formación de una nación justa, democrática, multicultural y pluriétnica, en convivencia armónica con la naturaleza", señaló.

En las ediciones décima y onceava del Corredor Cultural Roma Condesa también participó Casa Lamm, al ofrecer exposiciones de artistas como Sergio Hernández, Virginia Chévez y Javier Cruz, además de montar una muestra colectiva en la que el concepto curatorial giró en torno a la simbiosis que se genera entre los artistas a través de sus temáticas, técnicas y propuestas.

Ya avanzado el segundo semestre de 2013 tocó a Jorge Obregón colgar sus piezas de los muros de Casa Lamm, al inaugurar en el mes de agosto la muestra "Episodios de Luz", en la que, a través de 30 cuadros, recreó la majestuosidad del paisaje mexicano.

Paola Celada, artista del norte del país, invitó al espectador a realizar un viaje intimista y purificador, llevados de su mano y por sus cuadros, con la muestra "Catarsis".

La creadora decidió que cada espectador fuera el que hiciera su propia historia, su propio mundo, a partir de cada obra y así dejar claro que a ella le gusta que hablen con sus cuadros, que entren en ellos sin miedo, sin cuidados.

Orgulloso de celebrar sus primeros cuatro lustros, el Centro de Cultura Casa Lamm organizó una exposición colectiva conformada por una representativa selección de los artistas que han ocupado sus muros o han sido parte de proyectos especiales.

Bajo el título "Casa Lamm y sus artistas", la muestra giró en torno a la simbiosis que se genera entre los artistas a través de sus temáticas, técnicas y propuestas.

Entre los artistas que formaron parte de la selección destacan: Abelardo López, Alberto Gironella, Amador Montes, Carla Aparicio, Carmen Parra, Daniela Castillejos, Demián Flores, Edmundo Ocejo, Eduardo Dayán, Edurne Esponda, Emiliano Gironella Parra y Enrique Cattaneo.

Así como Gustavo Aceves, Javier Cruz, Jorge Marín, Jorge Obregón, José Castro Leñero, José Luis García, Juanita Pérez, Julie Sassón, Kenny Viese, Luca Bray, Luis Urrutia, Miguel Milló, Paola Celada, Rafael Cauduro, Sergio Hernández, Tere Casas y Virginia Chévez.

Las dos últimas muestras que se inauguraron en Casa Lamm fueron "Vida de muertos", del artista plástico Alberto Lescay, y "Homenaje a personajes célebres", de Carlos Rodríguez, respectivamente.

En la primera, luego de cuestionarse sobre qué sería la vida de los vivos, sin la vida de los muertos, Lescay creó 10 piezas plásticas, con las que reflexiona y, al mismo tiempo, rinde homenaje a seres humanos que ya no están físicamente.

Por otro lado, Carlos Rodríguez aseguró que las personalidades que retrató son un ejemplo de cómo usar la inteligencia con audacia; "son muy pocos los seres humanos que cuentan con esa sorprendente capacidad creativa, haciendo alusión al acervo cultural, que le están heredando a las siguientes generaciones a través de sus investigaciones o obras", apuntó.