Publica Diario Oficial reglas de operación del Promete

El Diario Oficial de la Federación publicó las reglas de operación del Programa de Apoyo para la Productividad de la Mujer Emprendedora (Promete), que tiene como prioridad fomentar la Igualdad de Oportunidades y de trato a las mujeres en el ámbito rural y el ejercicio pleno de sus derechos.

El Promete, antes Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag), fue diseñado para contribuir a la generación de empleo e ingreso de mujeres emprendedoras con 18 años o más, que habitan en núcleos agrarios, mediante la implementación de proyectos productivos.

En el documento de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) se puntualiza que ese mecanismo tendrá una cobertura nacional y se dará preferencia a las propuestas de la población de los municipios considerados en el Decreto por el que se establece el Sistema Nacional para la Cruzada contra el Hambre (SINHAMBRE).

También a las demarcaciones ámbito de acción del Programa Nacional de Prevención Social de la Violencia y Delincuencia, los proyectos productivos de tipo agroalimentario y a los municipios que forman parte de las Zonas de Atención Prioritaria (ZAP), determinados por la Sedesol.

Así como los municipios indígenas del catálogo emitido por la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y los grupos que integren a personas con discapacidad, adultos mayores y/o madres solteras.

Para participar en el Promete se debe integrar un grupo con un mínimo de tres y máximo de seis participantes, formular el proyecto productivo para implementarse en el mismo núcleo agrario donde habitan las integrantes, que coincidirá con el capturado en el Sistema de Captura de Proyectos Productivos (SICAPP), e ingresar la solicitud de apoyo.

Los estímulos para proyectos de los giros agrícola y pecuario se otorgarán hasta por 240 mil pesos y para el resto de los giros serán de hasta 180 mil pesos.

El máximo órgano de decisión del programa será el comité técnico, que sesionará una vez por bimestre con carácter ordinario y programará las sesiones extraordinarias que sean necesarias para desahogar los asuntos que lo ameriten.