Financial red
dinero ARCHIVO

El abogado estadunidense Marco Antonio Delgado fue declarado culpable este lunes en una Corte Federal de El Paso, Texas, de conspirar para lavar unos 600 millones de dólares de la organización delictiva mexicana del cártel del Milenio.

Fue declarado culpable por una Corte Federal de El Paso, Texas Las autoridades federales acusaron a Delgado de conspirar entre julio de 2007 y diciembre de 2008 para tratar de lavar cientos de millones de dólares de la organización criminal que tiene su base en el estado mexicano de Jalisco.

El caso contra Delgado se inició en septiembre de 2007 después de que agentes federales decomisaran un millón de dólares en Atlanta a Víctor Pimentel, uno de sus asociados.

Pimentel dijo a los investigadores que él, Delgado y otro hombre, se habían reunido en México y acordaron transportar dinero perteneciente a la citada organización criminal.

Delgado se había declarado culpable

En el juicio, que inició el pasado 21 de octubre, agentes federales testificaron que Delgado fue arrestado y confesó, pero que acordó cooperar con las autoridades para que se pudiera detener a las cabecillas del cártel.

De acuerdo con los testimonios, Delgado continuó con la confabulación de lavado de dinero a escondidas de las autoridades con las que había acordado cooperar.

La fiscalía presentó a Pimentel como su principal testigo de cargo. Pimentel testificó durante dos días y sustentó sus declaraciones con correos electrónicos intercambiados con Delgado.

Delgado envió a Pimentel varios correos que el había recibido de parte de Lilián de la Concha, exesposa del expresidente de México, Vicente Fox, para mostrarle quienes eran sus contactos en ese país y que presuntamente formaban parte de la confabulación.

Habló con Lilián de la Concha sobre la operación

La fiscal federal Debra Kanof dijo al exponer el caso en el inicio del juicio que Delgado se había reunido en la ciudad de México con De la Concha para hablar sobre la operación de lavado de dinero.

"Hablaron de aproximadamente 600 millones de dólares y acordaron que él recibiría el cinco por ciento de cualquier cantidad que pudiera lavar", manifestó Kanof.

El abogado defensor de Delgado, Ray Velarde, apuntó que las reuniones con De la Concha fueron para aprovechar los conocimientos del acusado en materia de energía y legislación internacional y no para lavar dinero.

"En ningún momento se mencionó el tema del dinero de la droga", sostuvo Velarde.

Delgado argumenta que nunca supo que los fondos fueran de una actividad ilegal Delgado testificó el jueves en su propia defensa y señaló que nunca supo que los fondos que manejaban fueran de una actividad ilegal.

El abogado también indicó al jurados que los agentes federales han mentido y tergiversado los hechos o cuestiones simplistas en su caso.

Para refutar sus argumentos, la fiscalía presentó el pasado viernes a un último testigo, Liliana Narváez, exnovia de Delgado, quien habló sobre cómo éste le pidió los números de sus cuentas bancarias para que se le depositara dinero.

Narváez dijo haber recibido en 2007 dos depósitos, uno por 270 mil dólares y otro por 230 mil dólares, procedentes de un banco en Suiza bajo el nombre de Isaías Cohen.

"Yo no sé quién es Cohen", declaro Narváez al testificar que sostuvo una relación amorosa con Delgado durante seis años.

El dictamen de este lunes es el primero dentro de las dos acusaciones diferentes presentadas contra Delgado.

Está acusado también de fraude

En marzo pasado, en una acusación separada, las autoridades federales responsabilizaron también al abogado de un fraude por 32 millones de dólares, contra la paraestatal mexicana Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En esa acusación se indicó que Delgado, como representante legal de la compañía "FGG Enterprise, LLC" participó y ganó en octubre de 2009 la subasta pública de la CFE para proveer equipo que se instalaría en la Planta Termo-Solar Agua Prieta II. El equipo nunca fue provisto.

El juicio por esta segunda acusación está programado para comenzar el próximo 18 de noviembre.

Delgado, de 47 años de edad, fue fundador y socio administrador del despacho "Delgado and Associates", dedicado a brindar asesorías en las áreas de regulación de energía, negocios internacionales, y planificación de las transacciones internacionales con oficinas en El Paso; Calgary, Canadá; y la Ciudad de México.

El abogado se desenvolvía como un activo filántropo en El Paso donando dinero para la Orquesta Sinfónica de la ciudad y como integrante de varias organizaciones de caridad.