Calderón llama "agravio a las instituciones" al presunto espionaje de Estados Unidos

  • Pidió, a través de su cuenta de Twitter, que la cancillería mexicana haga una protesta al gobierno norteamericano tras la denuncia de Der Spiegel.
  • La revista alemana publicó el domingo que la NSA espió el correo electrónico de Calderón cuando todavía era presidente de México.
Felipe Calderón.
Felipe Calderón.
NOTIMEX

El expresidente Felipe Calderón dijo que es un "agravio" para las instituciones de México el presunto espionaje del que habría sido objeto en su mandato por parte de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense y pidió a la cancillería mexicana transmitir una protesta al gobierno de Estados Unidos.

Políticos de oposición y analistas calificaron de tibia la reacción gubernamental Los políticos de oposición y analistas criticaron al gobierno por una reacción que consideran tibia frente a las nuevas revelaciones.

El exmandatario señaló que se mantendrá atento a las gestiones de la cancillería para exigir las explicaciones pertinentes.

"Más que personal, es un agravio a las instituciones del país, dado que se realizaron cuando ejercía el cargo de presidente de la República", escribió Calderón en su cuenta de Twitter.

En otro mensaje en la misma red social informó que pidió al canciller José Antonio Meade transmitir "mi más enérgica protesta por el espionaje del que fui objeto".

La revista alemana Der Spiegel publicó el domingo que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos espió el sistema de correo electrónico de Calderón cuando era presidente de México.

Con base en documentos filtrados por el ex empleado de la Agencia Edward Snowden, Der Spiegel indicó que el gobierno estadounidense tuvo acceso al dominio "presidencia" de México, que también era utilizado presumiblemente por miembros del entonces gabinete de Calderón.

México enviará una nota diplomática

La cancillería mexicana señaló el mismo domingo que esa "práctica es inaceptable, ilegítima y contraria al derecho mexicano y al derecho internacional" y dijo que enviará una nota diplomática a Estados Unidos.

Analistas y políticos opositores señalaron que la actitud del gobierno mexicano frente al presunto espionaje que también habría afectado a otras naciones como Brasil y Francia parece estar más encaminada a cuidar su relación con Estados Unidos, su vecino y principal socio comercial de México.

El analista Lorenzo Meyer dijo el lunes en MVS Radio que la reacción del gobierno a través de su cancillería es "inaceptable", pero entendible, porque parece que México quiere "mantener una buena relación con los Estados Unidos".

Gabriela Cuevas, senadora del conservador y opositor Partido Acción Nacional, calificó de "excesivamente prudente" la reacción del gobierno y dijo que buscará una reunión del embajador estadounidense en México, Anthony Wayne, con los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores que ella preside.

"Ha habido países que sí le han dado una importancia mucho más grande a este tema y que me parece que ha sido una respuesta mucho más contundente que la de nuestro país, como es el caso de Brasil", dijo el lunes en rueda de prensa la legisladora.

La postura del gobierno me ha parecido muy tibia A diferencia de México, el conocimiento de espionaje en Brasil generó tal indignación que la presidenta Dilma Rousseff canceló una visita de Estado a Washington y criticó a Estados Unidos por lo que consideró violaciones a los derechos humanos y libertades civiles.

"La postura del gobierno me ha parecido muy tibia, muy mediocre", dijo el lunes a periodistas el diputado Ricardo Monreal, del partido izquierdista Movimiento Ciudadano.

También en MVS Radio, la analista política Denise Dresser consideró que el gobierno mexicano debería "dejar atrás la actitud agachona y pusilánime" y asumir una posición enérgica frente a Estados Unidos.

Salvo el comunicado del domingo, el gobierno de Peña Nieto no ha hecho ningún otro comentario.

En Francia también se reportó el espionaje a teléfonos celulares franceses lo que llevó al gobierno de Francois Hollande a convocar al embajador estadounidense para pedirle explicaciones.