Femen irrumpe en la sesión de control al Gobierno español al grito de "Aborto es sagrado"

  • Desde la tribuna de invitados, las activistas de Femen han impedido durante unos minutos la intervención de Alberto Ruiz Gallardón.
  • El ministro de Justicia lo ha calificado de "grito imposible de entender" y ha hablado de "falta de respeto a la soberanía popular".
  • La Izquierda Plural tilda de "cínico" al ministro por criticarlas, cuando en la Cámara "se han aplaudido decisiones sangrantes para los ciudadanos".
  • La líder de Femen en España: "Mi cuerpo es un arma política".

Tres activistas de Femen han interrumpido este miércoles la sesión de control al Gobierno español a grito de "Aborto es sagrado".

La interrupción se ha producido durante la intervención del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, quien había empezado a responder a una pregunta de UPyD sobre la tragedia de Lampedusa y sobre si el Gobierno tiene intención de suprimir de la reforma del Código Penal el artículo que castiga con penas de cárcel a quienes ayuden a los inmigrantes irregulares.

Desde la tribuna de invitados, las tres jóvenes han protestado de la forma en la que lo hacen las militantes de este movimiento feminista internacional: en top less y con su lema escrito en el cuerpo. Entre ellas se encontraba Lara Alcázar, líder en España de dicha organización.

El presidente de la Cámara, Jesús Posada, ha ordenado entonces su desalojo con "mucho cuidado", porque, como ha reconocido después a los periodistas, ha llegado a temer que pudiera "haber habido una desgracia".

Cuando los agentes de seguridad del Congreso intentaban expulsarlas de la tribuna, una de ellas se ha agarrado a la barandilla, provocando un forcejeo durante el cual ha perdido un zapato que ha caído en el escaño del diputado del PP Miguel Ángel Cortés.

Pasarán a disposición judicial para que el juez decida si les imputa un delito por alterar el orden del plenoPosteriormente han sido trasladadas a las dependencias policiales del Congreso, donde han sido identificadas y después conducidas hasta otra comisaria de Madrid. Desde allí pasarán a disposición judicial para que el juez decida si les imputa un delito por alterar el orden del pleno.

"Hemos sido interrumpidos por un grito tan imposible de entender como "Aborto es sagrado", ha apuntado Gallardón tras el incidente. El titular de Justicia ha añadido que le extrañaba mucho más que "encima" los diputados de IU hubiesen aplaudido lo ocurrido.

Esto ha provocado un cruce de acusaciones entre el líder de IU, Cayo Lara, y miembros del Gobierno. Lara, quien preguntaba al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha criticado que alguien se extrañe de que se aplauda una protesta en favor del derecho de aborto de las mujeres.

Montoro le ha respondido que todas las protestas son legítimas si se atienen a las reglas de la democracia. "Eso es lo que su grupo debería estar valorando y protegiendo en todo momento, las reglas de la democracia", le ha espetado.

Críticas del Gobierno y del PP

Tras el debate, en los pasillos de la Cámara, Gallardón ha asegurado que lo ocurrido ha sido una "falta de respeto a la soberanía popular". El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, ha sugerido que la responsabilidad podría recaer en el grupo parlamentario que las había invitado, pero Posada ha aclarado que estas mujeres habían acudido al pleno por iniciativa propia gracias al llamado turno libre, que permite a cualquier ciudadano asistir a las sesiones plenarias.

El portavoz del PP, Alfonso Alonso, también ha criticado el episodio. "El Parlamento es para cosas más serias", ha asegurado.

Defensa de la Izquierda Plural

Como ya hiciera durante su intervención en el hemiciclo, Lara ha justificado los aplausos que los diputados de su formación han dirigido a estas activistas.  "Si no se puede aplaudir a un grupo de personas que vienen al Parlamento a defender el derecho al aborto, pero sí se aplauden decisiones que hacen daño a la gente, es que hay dos varas de medir", ha argumentado.

En la misma línea, el portavoz de la Izquierda Plural, José Luis Centella, ha tildado de "cínico" a Gallardón por criticar a estas mujeres, cuando en el Congreso "se han aplaudido decisiones sangrantes para los ciudadanos".

El diputado de ERC Joan Tardá ha quitado importancia al incidente, al que se ha referido como una "acción de protesta en favor de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, que como toda acción de protesta tiene su sentido".